Vitartis lanza la ‘Estrategia de Bioeconomía para la industria agroalimentaria’

Beatriz Escudero: “En las empresas tenemos que liderar un cambio cultural hacia una mayor sensibilización con los compromisos de sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático, al igual que se está produciendo en toda la sociedad”.

El proyecto, cuya primera fase está dirigida a empresas vitivinícolas y cárnicas, tiene como objetivo elaborar un plan de economía circular a corto y medio para sus respectivas compañías.


Martes, 11 de junio de 2019

La Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, Vitartis, ha presentado esta mañana el proyecto Bioeconomía: ‘Estrategia de Bioeconomía para la Industria Agroalimentaria de Castilla y León’, cuyo objetivo es facilitar a las empresas asociadas la posibilidad de elaborar un plan de economía circular para su compañía, a corto y medio plazo, así como la puesta en marcha de un plan piloto inicial.

“En las empresas tenemos que liderar un cambio cultural hacia una mayor sensibilización con los compromisos de sostenibilidad, la lucha contra el cambio climático y el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, al igual que se está produciendo en toda la sociedad”, aseguró la presidenta de Vitartis, Beatriz Escudero.

“El término sostenibilidad —añadió— es un valor al alza en las empresas y, por supuesto, también lo es en Vitartis, donde llevamos tiempo trabajando en iniciativas de economía circular y bioeconomía”.

En opinión de Escudero, con la puesta en marcha del proyecto Bioeconomía “queremos dar un paso más allá para que las empresas podamos desarrollar un plan global”.

El proyecto

En la primera fase del proyecto, dirigida a las empresas vitivinícolas y cárnicas, se ha analizado el planteamiento general de la estrategia y los pasos a seguir más inmediatos.

“El primer paso es evaluar las cargas ambientales de los productos, con una experiencia práctica en empresas reales, para poder mejorar después su incidencia teniendo en cuenta algunos indicadores, como la huella de carbono, huella hídrica y huella ambiental”, según ha indicado Andrés Ferrer, socio de la compañía Omawa, que colabora en este proyecto.

A partir de los resultados obtenidos se tratará de que de los diferentes productos generados en los procesos productivos tengan una nueva vida o se reduzca su generación buscando alternativas.

“Con ello, lo que se pretende conseguir es tener una estrategia de sostenibilidad —que las empresas agroalimentarias puedan implantar según su tamaño y capacidad—, que les permita contribuir a los objetivos de la Agenda 2030 y adelantarse a los retos de la bioeconomía en la Comunidad y en España”, precisó Ferrer.

Este proyecto ha sido presentado a la convocatoria de subvenciones para el año 2019 dirigidas a mejorar la competitividad empresarial a través del apoyo a las Agrupaciones Empresariales Innovadoras (AAEEII) de la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, cofinanciada con fondos FEDER.