• Reunión proyectos Bodegas40 Zinnae Vitartis Yllera Vitartis impulsa un proyecto para optimizar el uso de agua y el control inteligente de su consumo en las bodegas

    Grupo Yllera participa en el proyecto Bodegas 4.0 en el que se abordará el proceso de depuración y reutilización a través de una combinación de tecnologías innovadoras y cuyos resultados se podrán implementar en otras empresas. 

    VALLADOLID. 12 DE ABRIL DE 2022

    La Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, Vitartis, impulsa la optimización del uso del agua y el control inteligente de su consumo en las bodegas a través del proyecto Bodegas 4.0, que permitirá probar sistemas de digitalización, así como implementar otros de mantenimiento predictivo.

    En el proyecto participan, junto a Vitartis, el clúster para el uso eficiente del agua-ZINNAE, así como dos pymes proveedoras de tecnología (Velaber Consulting y ACAI depuración) y otras dos bodegas: Grupo Yllera, socio de Vitartis, y Bodegas Aragonesas.

    El desarrollo de este proyecto contempla la realización de un análisis pormenorizado del uso de tecnologías en ambas bodegas, con lo que se podrá evaluar el impacto de las tecnologías 4.0 sobre los costes de operación y mantenimiento.

    En este contexto, se testarán tecnologías y herramientas digitales (como el IoT y la gestión inteligente) para la caracterización de flujos de agua en bodegas. También se trabajará con herramientas LEAN y de tratamiento masivo de los datos aportados por la sensórica. Y se abordará el proceso de depuración y reutilización de agua a través de una combinación de tecnologías innovadoras (biodiscos, nano-membranas y sistemas de sensórica y control). Los resultados del proyecto podrán ser implementados posteriormente en otras empresas del sector.

    Bodegas 4.0 es un proyecto apoyado por la convocatoria de octubre de 2021 de apoyo a AAEEII del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, financiada por la Unión Europea – Next Generation.

    Sobre Vitartis

    Vitartis es la asociación que representa los intereses de la industria agroalimentaria de Castilla y León. Se caracteriza por impulsar la innovación abierta y colaborativa entre sus socios, entre los que se encuentran, además de las empresas agroalimentarias más representativas de la región, los centros tecnológicos y universidades, conformando así un ecosistema que facilita la transferencia de conocimiento y tecnología. Cuenta con 138 socios y reúne más del 40% de la facturación y del empleo del sector en la región.

  • Cárnicas Iglesias: embutidos 100% naturales

    La empresa salmantina Cárnicas Iglesias,  socia de Vitartis, ha centrado su apuesta por la innovación en la elaboración de productos naturales. Una línea de trabajo que comenzó a dar resultados hace más de cuatro años con el lanzamiento del primer chorizo sin aditivos y que permitió poner en el mercado otras seis referencias 100% naturales.

    Cárnicas Iglesias nació en Salamanca en 1928 y desde entonces ha trabajado para ofrecer sus mejores productos a los consumidores. En este sentido, la innovación ha sido una constante en su actividad; una apuesta que se ha centrado en la búsqueda de la producción de embutidos artesanales y naturales.

    Con sede en las localidades salmantinas de Santa Marta de Tormes y Moríñigo, la compañía cuenta desde hace más de cuatro años con siete referencias de embutidos 100% naturales de longaniza y chorizo caseros e ibéricos, en diferentes formatos y tamaños, aunque con un denominador común: sin aditivos (ni colorantes, ni conservantes o potenciadores de sabor).

    Su valor radica en el respeto al consumidor tanto en su elaboración como en textura y sabor, consiguiendo productos 100% naturales procedentes de carnes seleccionadas de cerdo de capa blanca e ibérico.

    El proceso de secado se alarga notablemente debido a que es preciso trabajar en un entorno con bajas temperaturas durante un periodo largo de tiempo para que el producto ligue bien. Y además, el periodo de embodegado también es mayor para conseguir la merma necesaria y la curación óptima.

    Los embutidos se comercializan en Europa y especialmente en el norte, donde el consumidor tiene una gran sensibilidad por los productos ecológicos, biológicos, naturales y tradicionales.
    La empresa tiene su sede principal en Santa Marta de Tormes, localidad en la que se encuentran las secciones de fabricación de embutidos, embuchados, sala de deshuese, envasado, loncheado y expedición de pedidos, así como las oficinas centrales.

    La planta de Moríñigo fue inaugurada en 2007 y está destinada exclusivamente a la producción de jamones y paletas en todas sus fases. La automatización del complejo y su elevado nivel tecnológico hacen que sea una de las más modernas y avanzadas del sector.

    En la publicación ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer el proceso de innovación en Cárnicas Iglesias.