Ayudas directas a las pymes agroalimentarias para acelerar la recuperación económica

El presidente de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, Vitartis, Pedro Ruiz Aragoneses, ha pedido esta semana al presidente del Gobierno autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, que apoye decididamente la concesión de ayudas directas a las empresas del sector agroalimentario, con el fin de garantizar la eficacia de las mismas para acelerar la recuperación de la actividad económica en la Comunidad.

En opinión de Vitartis es imprescindible, para lograr una pronta recuperación del país y especialmente de Castilla y León, que la inyección de los fondos europeos que va a recibir España llegue al sector agroalimentario.

Solo si se asegura la llegada directa de las ayudas se puede tratar de garantizar la recuperación de un sector que, debido a su estructura capilar, permite generar empleo y riqueza en el medio rural. Un objetivo que adquiere especial trascendencia en la región más extensa de Europa y una de las más despobladas de España, cuyo sector agroalimentario es el tercero más importante del ranking autonómico nacional.

Así, además de fortalecer las empresas y de generar empleo, las ayudas directas a las pymes agroalimentarias promoverán un círculo virtuoso en el medio rural, como es la modernización del entorno y la sostenibilidad social y medioambiental.

La industria alimentaria de Castilla y León, con Vitartis a la cabeza, está comprometida con las políticas de sostenibilidad, que constituyen uno de los pilares del Plan Estratégico recientemente aprobado por la Asociación.

El propósito es facilitar la incorporación de todas las empresas del sector a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la ONU y en el marco de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para mejorar la competitividad de las compañías.

En este sentido, la Asociación ya ha puesto en marcha distintos proyectos, como ‘Mencia’ y ‘Odisea’, para facilitar a las empresas la incorporación de instrumentos que permitan hacer realidad su compromiso con la sostenibilidad como valor estratégico y elemento de competitividad. Y ello, por ejemplo, mediante políticas de apoyo a la conservación y mejora del medio ambiente o implantando nuevas medidas de prevención y lucha contra el cambio climático.

Por todo esto, Vitartis reivindica de nuevo la consideración del sector agroalimentario como seña de identidad de Castilla y León, un reconocimiento que se ha visto reforzado a raíz del papel que ha venido desempeñando el sector en la actual crisis sanitaria.