Cárnicas Iglesias: embutidos 100% naturales

La empresa salmantina Cárnicas Iglesias,  socia de Vitartis, ha centrado su apuesta por la innovación en la elaboración de productos naturales. Una línea de trabajo que comenzó a dar resultados hace más de cuatro años con el lanzamiento del primer chorizo sin aditivos y que permitió poner en el mercado otras seis referencias 100% naturales.

Cárnicas Iglesias nació en Salamanca en 1928 y desde entonces ha trabajado para ofrecer sus mejores productos a los consumidores. En este sentido, la innovación ha sido una constante en su actividad; una apuesta que se ha centrado en la búsqueda de la producción de embutidos artesanales y naturales.

Con sede en las localidades salmantinas de Santa Marta de Tormes y Moríñigo, la compañía cuenta desde hace más de cuatro años con siete referencias de embutidos 100% naturales de longaniza y chorizo caseros e ibéricos, en diferentes formatos y tamaños, aunque con un denominador común: sin aditivos (ni colorantes, ni conservantes o potenciadores de sabor).

Su valor radica en el respeto al consumidor tanto en su elaboración como en textura y sabor, consiguiendo productos 100% naturales procedentes de carnes seleccionadas de cerdo de capa blanca e ibérico.

El proceso de secado se alarga notablemente debido a que es preciso trabajar en un entorno con bajas temperaturas durante un periodo largo de tiempo para que el producto ligue bien. Y además, el periodo de embodegado también es mayor para conseguir la merma necesaria y la curación óptima.

Los embutidos se comercializan en Europa y especialmente en el norte, donde el consumidor tiene una gran sensibilidad por los productos ecológicos, biológicos, naturales y tradicionales.
La empresa tiene su sede principal en Santa Marta de Tormes, localidad en la que se encuentran las secciones de fabricación de embutidos, embuchados, sala de deshuese, envasado, loncheado y expedición de pedidos, así como las oficinas centrales.

La planta de Moríñigo fue inaugurada en 2007 y está destinada exclusivamente a la producción de jamones y paletas en todas sus fases. La automatización del complejo y su elevado nivel tecnológico hacen que sea una de las más modernas y avanzadas del sector.

En la publicación ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer el proceso de innovación en Cárnicas Iglesias.