Estas serán las tendencias clave para el sector agroalimentario en 2022

Los grandes cambios sociales, económicos y tecnológicos que se han vivido han tenido un fuerte impacto en los consumidores, que son cada más conscientes del impacto de sus elecciones sobre el medio ambiente y priorizan cada vez más los productos que comparten sus valores.

La pandemia ha influido en nuestros hábitos y estilos de consumo, incluyendo la forma en la que nos alimentamos. Se prevé que estos cambios aceleren muchas de las tendencias que el sector agroalimentario ya venía experimentando en los últimos años previos a la Covid-19, y que reste importancia a otras con la vuelta a la normalidad y el fin de las restricciones.

Prueba de ello, son los lanzamientos de alimentos realizados a lo largo de 2021 y los nuevos modelos de negocio innovadores surgidos: desde llevar el consumo de los lugares de ocio a los hogares, la necesidad de reforzar el sistema inmunitario o el uso de nuevas tecnologías para establecer un canal de comunicación directa con los productores, hasta una creciente preocupación por la salud y el medioambiente que se ha traducido en la diversificación de la oferta de productos a base de proteínas vegetales.

La pandemia ha influido en nuestros hábitos y estilos de consumo, incluyendo la forma en la que nos alimentamos.

Innova Market Insights, agencia especialista en inteligencia de mercados global, ha presentado las 10 tendencias clave para 2022 en su informe anual “Top Ten Trends 2022”, entre las que se encuentran la preocupación por el planeta, la revolución tecnológica de la alimentación, los cambios en los hábitos de consumo y la búsqueda de nuevas experiencias, la preocupación por la salud intestinal, y el interés por los productos locales, entre otras.

5 principales tendencias consumo de alimentación en 2022

Fuente: Vitartis

1. Preocupación por el planeta

El cuidado del planeta se ha convertido en la principal preocupación de los consumidores, liderando las tendencias previstas para el próximo año.

Los grandes cambios sociales, económicos y tecnológicos que se han vivido han tenido un fuerte impacto en los consumidores, que son cada más conscientes del impacto de sus elecciones sobre el medio ambiente y priorizan cada vez más los productos que se alinean con sus valores. Esta realidad está provocando que las marcas se apoyen en sistemas y herramientas de medición que les permitan comunicar de forma clara y fiable su impacto ambiental y social (etiquetado ECO-SCORE, medición de las emisiones de carbono…).

A través de estas estrategias, las empresas buscan conectar con los consumidores y hacer frente al escepticismo de la población ante las declaraciones sobre sostenibilidad. Es esencial que la comunicación de las acciones de la marca sea transparente, honesta y abierta.

2. Plant-based: inspirando la innovación

Esta tendencia se sigue reforzando cada año impulsada por la preocupación por la salud y el medio ambiente.

Las principales razones por la que los consumidores eligen alternativas vegetales a productos como la carne, el pescado y los productos lácteos son: en primer lugar, la percepción de que este tipo de productos son más beneficiosos para la salud; en segundo lugar, la preocupación por el planeta, considerando estas alternativas menos dañinas para el medio ambiente; en tercer lugar, el incremento de la variedad en su dieta; y en cuarto lugar, porque representan su valores y creencias.

Desde 2019, el lanzamiento de productos plant-based con alegaciones premium o de indulgencia ha crecido un +59%, y estos productos han saltado del retail a la restauración, donde es cada vez más frecuente su consumo.

3. La revolución tecnológica

Los avances tecnológicos han creado nuevas oportunidades de innovación en la industria de los alimentos y bebidas, ofreciendo mayores posibilidades de cambiar todos los aspectos del ciclo de vida de un producto desde su desarrollo hasta el consumo (nutrición personalizada, nuevos modelos de negocio…).

Los consumidores más innovadores están abiertos a probar alimentos producidos mediante nuevos métodos, como los alimentos procedentes de cultivo celular o metodologías más innovadoras más allá del plant-based. Además, la mayoría están dispuestos a proporcionar sus datos para el desarrollo de alimentos más adaptados a sus necesidades si esto supone una mejora de la salud.

4. Nuevas ocasiones de consumo

El confinamiento y las restricciones de movilidad impulsaron nuevas modalidades de consumo, y provocaron en los consumidores una mayor conciencia de las comodidades y posibilidades del hogar. Ahora, los consumidores demandan una evolución en el consumo fuera del hogar, aprovechando la tecnología para crear experiencias seguras, experiencias gastronómicas únicas o la mejora de la experiencia de consumo en casa.

Los consumidores quieren disfrutar en su hogar de nuevos productos adaptados a las nuevas expectativas de unos hábitos sociales que han sido desafiados, disponer en su hogar de productos típicos del canal HORECA, probar nuevos métodos de entrega rápida o sin contacto (reparto con drones…), etcétera.

5. El papel del consumidor

Los consumidores quieren tomar las decisiones y buscan participar activamente con las marcas, tanto a través de los canales digitales como en el mundo real para disponer de alimentos y bebidas que se alineen con sus valores políticos, sociales y éticos.

Cuando no encuentran productos capaces de satisfacer sus demandas, los consumidores están tomando medidas para llenar el vacío ellos mismos, satisfaciendo nichos de mercado específicos a través del emprendimiento y la co-creación de productos.

Además de estas cinco tendencias principales, Innova ha identificado otros movimientos que impulsarán el consumo en 2022:

6. El auge de la salud intestinal

7. De vuelta a los orígenes y lo local

8. Experiencias novedosas

9. Nuevos ciclos de vida para los ingredientes

10. Mi comida, mi marca

 

Elsa Álvarez, Sonia González (Técnicos de innovación Vitartis)