• Hermi: la tecnología al servicio del bienestar animal

    La empresa vallisoletana Hermi, socia de Vitartis, se dedica al sector de la cunicultura y trabaja para poner la tecnología al servicio del bienestar animal. Desde 1972, la compañía mantiene firme su compromiso con consumidores, colaboradores, granjeros, distribuidores y la sociedad en general.

    La empresa vallisoletana Hermi, dedicada al sector de la cunicultura, ha desarrollado siempre su trabajo buscando el bienestar animal, para lo que ha utilizado la tecnología y la innovación.

    El sector cunícola, a pesar de ser una actividad tradicional, se ha adaptado permanentemente a los tiempos y a las demandas de la sociedad para poner a su disposición un alimento de alta calidad, con unos elevados estándares de exigencia en aspectos tan importantes como el bienestar animal y la seguridad alimentaria.

    La carne de conejo reúne interesantes propiedades nutricionales para el consumidor. Es un alimento que encaja perfectamente en la dieta mediterránea y cuenta con una gran versatilidad culinaria. Tiene un alto valor biológico, es baja en grasas, con vitamina B y minerales como el hierro y el selenio.

    Hermi, como todas sus granjas integradas, ha incorporado las nuevas tecnologías para controlar el entorno en el que viven los animales, con el fin de garantizar que reúnen las mejores condiciones de higiene, bioseguridad y medioambientales.

    La alimentación de los animales es un aspecto fundamental. Se realiza a base de cereales como el trigo y la cebada, además de alfalfa y otros productos que no son aprovechables por el consumo humano.

    Las granjas cuentan con música ambiental para que los animales estén relajados y no sufran estrés.

    En la publicación ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer la apuesta de Hermi por la tecnología.

  • Dibaq apuesta por una alimentación holística para perros

    La empresa Dibaq Petcare, especializada en alimentación de mascotas, ha apostado por una alimentación holística para perros, lo que ha supuesto la ampliación de su marca Dibaq Sense. En concreto, la compañía segoviana, socia de Vitartis, cuenta con una exclusiva gama de alimentos.

    Dibaq Petcare es una de las dos unidades de negocio de Dibaq Group, líder en el sector de la nutrición, salud y bienestar animal a nivel nacional e internacional. Es el fabricante español especializado en alimentación de mascotas que ha puesto de manifiesto su creencia en la alimentación holística para perros con una exclusiva gama de alimentos cocinados con ingredientes naturales: carne fresca, arroz, frutas, verduras y antioxidantes naturales.

    Se trata de Dibaq Sense Low Grain, que se ha elaborado para respetar los requerimientos nutricionales naturales de los perros y fortalecer su sistema inmunológico, evitando alergias y problemas digestivos.

    Las recetas están preparadas a base de carnes frescas como ingrediente principal y tiene productos específicos para cachorros, adultos y aquellos que requieren menos calorías.

    Es una gama de productos llena de sabor que es hipoalergénica, con protectores articulares, antioxidantes naturales y todos los nutrientes adaptados a las distintas edades y razas. Además, cuenta con referencias monoproteicas de pollo y otras elaboradas únicamente con pescado, tales como salmón y atunes frescos.

    Dibaq Petcare es un referente en el sector de las mascotas tanto en España como en el resto del mundo que cuenta con más de 60 años de experiencia.

    Este caso de innovación se puede leer en la publicación ‘Alimentos del Futuro’.

  • La Universidad Isabel I innova en el etiquetado nutricional de la venta online

    La Universidad Isabel I, uno de los socios de Vitartis, ha desarrollado el proyecto Etiquetado Nutricional y Comercialización Online, Enco, en el marco de su compromiso con la innovación, con el objetivo de identificar la forma en que la presentación de la información nutricional en entornos online puede condicionar la elección de los productos en términos nutricionales.

    La institución académica Isabel I ha puesto en marcha el proyecto Enco, financiado por la Obra Social la Caixa y la Fundación Caja de Burgos, como consecuencia de su compromiso con la innovación y tras observar el cambio estructural que se ha producido en los últimos años en las ventas online de productos de gran consumo, en los que el etiquetado es el principal medio de información de los consumidores.

    Y es que el periodo de confinamiento provocó la superación de determinada resistencia a la compra online de productos de alimentación, que se disparó un 75%.  El 17,5% de los consumidores asegura que compra más a través de este canal tras los meses más duros de la pandemia.

    En este proyecto, la Universidad Isabel I, que tiene su sede en Burgos, ha establecido cómo la coexistencia de diferentes etiquetas condiciona la efectividad de NutriScore, el sistema de etiquetado nutricional frontal elegido por España para facilitar a los usuarios una información más clara.

    Y en una segunda fase se simula una tienda online para establecer la forma en la que la presentación de la información nutricional influye en la decisión de los consumidores.

    La innovación del proyecto supone identificar cómo el uso de los principios conductuales puede ayudar a los consumidores a tomar la mejor de sus decisiones.

    Sin gluten

    Por otra parte, la Universidad Isabel I ha puesto en marcha el proyecto MADRE para estudiar la microbiota de las masas madres, que pueden resultar de gran interés por las ventajas que confieren a la fermentación de harinas sin gluten.

    El proyecto también evalúa el efecto del procesado por altas temperaturas hidrostáticas como metido de pasteurización en frío para aumentar la vida útil de las masas sin gluten. Y, por último, plantea recuperar y revalorizar cultivos menores, como mijo, teff, sorgo, amaranto o trigo sarraceno.

    En el Libro ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer en profundidad estas dos iniciativas.

     

  • La FungeUVa investiga nuevos valores de la biomasa a través del tratamiento de los purines

    La Fundación General de la Universidad de Valladolid, FungeUVa, ha apostado de manera decidida por la innovación desde su creación en 1996. De hecho, este socio de Vitartis cuenta con un departamento específico que promueve iniciativas y ofrece servicios para investigadores de la comunidad universitaria en general y las empresas, con el fin de facilitar el acercamiento y la colaboración entre ambos en materia de I+D+i. Uno de esos proyectos se ha centrado en el tratamiento de purines como fuente energética (biomasa).

    La FungeUVa, a través del grupo de Tecnología Ambiental del Instituto de Procesos Sostenibles de la Universidad de Valladolid, ha liderado varios proyectos que han demostrado que la biomasa obtenida del tratamiento de los purines puede ser utilizada como biofertilizante, gracias a su gran capacidad para fijar nitrógeno y fósforo en piensos para alimentación animal por su alto contenido en aminoácidos, vitaminas y ácidos grasos esenciales. También sirve para producir proteínas de uso industrial o biocombustibles como el etanol, por su alto contenido en carbohidratos.

    Durante décadas se han desarrollado sistemas de tratamiento de aguas residuales basados en métodos químicos y físicos que generan residuos que también requieren tratamiento antes de ser vertidos.

    Como alternativa están los métodos biológicos, que resultan procesos más sostenibles y que persiguen el tratamiento y la valorización de los residuos. Uno de ellos es la digestión anaerobia, en la que las propias bacterias degradan la materia orgánica dando como resultado biogás. Sin embargo, los purines resultantes tienen concentraciones de nutrientes, que requieren tratamientos adicionales.

    En este sentido, se han estudiado tratamientos biológicos con algas y bacterias que han demostrado ser muy efectivos en la recuperación de nutrientes. Además, la biomasa generada presenta grandes posibilidades de revalorización. Las microalgas crecidas en purines contienen proteínas, carbohidratos y otros metabolitos biológicamente activos. Y ahí es donde está centrada la investigación de la Fundación General de la Universidad de Valladolid.

    En la publicación ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer todos los detalles.

     

  • Cárnicas Iglesias: embutidos 100% naturales

    La empresa salmantina Cárnicas Iglesias,  socia de Vitartis, ha centrado su apuesta por la innovación en la elaboración de productos naturales. Una línea de trabajo que comenzó a dar resultados hace más de cuatro años con el lanzamiento del primer chorizo sin aditivos y que permitió poner en el mercado otras seis referencias 100% naturales.

    Cárnicas Iglesias nació en Salamanca en 1928 y desde entonces ha trabajado para ofrecer sus mejores productos a los consumidores. En este sentido, la innovación ha sido una constante en su actividad; una apuesta que se ha centrado en la búsqueda de la producción de embutidos artesanales y naturales.

    Con sede en las localidades salmantinas de Santa Marta de Tormes y Moríñigo, la compañía cuenta desde hace más de cuatro años con siete referencias de embutidos 100% naturales de longaniza y chorizo caseros e ibéricos, en diferentes formatos y tamaños, aunque con un denominador común: sin aditivos (ni colorantes, ni conservantes o potenciadores de sabor).

    Su valor radica en el respeto al consumidor tanto en su elaboración como en textura y sabor, consiguiendo productos 100% naturales procedentes de carnes seleccionadas de cerdo de capa blanca e ibérico.

    El proceso de secado se alarga notablemente debido a que es preciso trabajar en un entorno con bajas temperaturas durante un periodo largo de tiempo para que el producto ligue bien. Y además, el periodo de embodegado también es mayor para conseguir la merma necesaria y la curación óptima.

    Los embutidos se comercializan en Europa y especialmente en el norte, donde el consumidor tiene una gran sensibilidad por los productos ecológicos, biológicos, naturales y tradicionales.
    La empresa tiene su sede principal en Santa Marta de Tormes, localidad en la que se encuentran las secciones de fabricación de embutidos, embuchados, sala de deshuese, envasado, loncheado y expedición de pedidos, así como las oficinas centrales.

    La planta de Moríñigo fue inaugurada en 2007 y está destinada exclusivamente a la producción de jamones y paletas en todas sus fases. La automatización del complejo y su elevado nivel tecnológico hacen que sea una de las más modernas y avanzadas del sector.

    En la publicación ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer el proceso de innovación en Cárnicas Iglesias.

  • Anecoop introduce en el mercado las naranjas pigmentadas

    La empresa cooperativa de segundo grado Anecoop, socia de Vitartis, arrancó su actividad en 1975. Desde entonces trabaja para, a través de la innovación, llevar a los consumidores nuevos productos que puedan aportar beneficios para la salud mediante su introducción en la dieta. Un ejemplo de ello son las naranjas pigmentadas.

    Y es que cuando se habla de innovación en producto se piensa en algo disruptivo, creado por procesos complejos de desarrollo. En el caso de Anecoop, estos ejemplos de éxito son la sandía sin semillas o la introducción de kaki persimon.

    El Grupo Anecoop, que aglutina 70 cooperativas y miles de productores, ha presentado recientemente las naranjas pigmentadas, una nueva línea de productos que acumulan ciertos componentes bioactivos (antocianos y licopenos principalmente) y presentan propiedades diferentes (estéticas, gustativas y nutricionales) a la variedad de naranja que se conoce en España.

    Este tipo de fruta ofrece dos variantes: las pigmentadas con un color de la pulpa naranja intenso y las que tienen un color rojo, tanto por dentro como por fuera. Anecoop llevó a cabo un análisis de los productos, evaluó la aceptación en el mercado y decidió comercializar las naranjas pigmentadas con antocianos, que presentan una coloración intensa interna y externamente.

    Estas naranjas cuentan con múltiples variantes adaptadas a las zonas donde se producen de manera espontánea. Anecoop decidió importar más de 50 variedades de distintos países para evaluar sus características agronómicas identificando aquellas que facilitan el cultivo en España.. Posteriormente se seleccionó un grupo pequeño de variedades y se pusieron en marcha los protocolos de recolección y conservación para que el producto llegue en las mejores condiciones a los consumidores.

    Estas variedades de naranjas, más allá de presentar valor estético, aportan varias novedades que marcan la diferencia. En cuanto al sabor y textura, resultan muy apropiadas para tomar como zumos, aunque también como fruta fresca. Además, destacan por su alto valor antioxidante, dado su elevado contenido en componentes bioactivos, como son las antocianinas y los carotenoides, cuyo consumo aporta reconocidos beneficios para la salud.

    El proceso completo de innovación se encuentra en la publicación ‘Alimentos del Futuro’.

  • Cartif afronta nuevos retos para garantizar una alimentación saludable y sostenible

    El centro tecnológico Cartif, socio de Vitartis, trabaja en los últimos años para dar respuesta a los retos del sector alimentario, que se ha visto sometido a muchos cambios como consecuencia de factores como el crecimiento de la población, las nuevas tendencias en la alimentación o la modificación en la producción y procesado de los alimentos.

    El centro de investigación aplicada Cartif, con sede el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), desarrolla una intensa actividad en distintos ámbitos para hacer frente a los recientes desafíos con el objetivo de garantizar una alimentación saludable y sostenible.

    En concreto, aplica un amplio espectro de tecnologías para procesar los subproductos alimentarios y reconvertirlos en nuevos ingredientes con mayor valor añadido: extrusión, extracción, concentración, encapsulación, esferificación, peletizado, deshidratación y molienda.  Y realiza estudios de estabilidad y caducidad de alimentos.

    Por otra parte, se dedica a la reformulación de productos alimentarios para mejorar su perfil nutricional reduciendo, sustituyendo o eliminando los nutrientes críticos y aumentando los que son beneficios para la salud.

    También tiene una destacada actividad en el ámbito del desarrollo de nuevos productos mediante la incorporación de materias primas alternativas en formulaciones existentes o la creación de fórmulas nutricionales óptimas. Y en la transformación de propiedades tecnofuncionales de materias primas.

    La Fundación Cartif, surgida de la Universidad de Valladolid en 1994, tiene como objetivo ofrecer soluciones innovadoras a las empresas para mejorar sus procesos, sistemas y productos, mejorando su competitividad y creando nuevas oportunidades de negocio.

    Desarrolla proyectos de I+D+i financiados directamente por las empresas o a través de fondos públicos conseguidos en convocatorias competitivas de ámbito nacional e internacional. Además, asesora a administraciones públicas en la planificación y desarrollo de proyectos innovadores con elevado retorno económico.

    En la publicación ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer la innovación que desarrolla Cartif en el sector alimentario.

     

  • Innovación para buscar la mejor carne de vacuno

    Grupo Miguel Vergara, con sede en Santovenia de Pisuerga (Valladolid), trabaja desde 1960 para ofrecer la mejor carne de vacuno, adaptándose a los cambios que se han producido en los hábitos de consumo. La compañía, socia de Vitartis, ha apostado de manera decidida por la innovación teniendo en cuenta siempre el bienestar animal.

    La compañía Miguel Vergara, que nació en 1960 en Valladolid, trabaja para ofrecer la mejor carne gourmet de vacuno gracias a su apuesta por la innovación, que ha supuesto replantearse una nueva dirección para su estrategia de I+D+i.

    La empresa desarrolla su actividad teniendo en cuenta el bienestar animal y adaptándose a los cambios que se han producido en los hábitos de consumo de de la población.

    En concreto, el equipo de I+D+i ha trabajado durante dos años para desarrollar ‘Miguel Vergara Blonda’, la primera carne de vacuno con una reducción de grasa por debajo del 3% y un mayor aporte proteico. Un proceso que ha supuesto además una inversión de dos millones de euros.

    La obtención de esta carne se ha conseguido de manera natural, modificando los hábitos de vida y la alimentación de las reses, a partir de la raza Blonda de Aquitania, que cuenta con unas características morfológicas particulares (alto grado de musculación y fibra).

    Además, los animales reciben unos cuidados especiales en el proceso de cría y una alimentación 100% natural. Todo ello ha influido en la obtención de una carne especialmente tierna, muy adecuada para incluir en una dieta saludable y equilibrada.

    De hecho, ‘El Gourmet de la Roja’, proyecto gastronómico oficial bajo licencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), ha seleccionado ‘Miguel Vergara Blonda’ como marca cárnica cabecera de la enseña oficial gourmet de la Selección. Una iniciativa que aglutina a las mejores firmas nacionales de productos tan emblemáticos de la gastronomía nacional como el queso, el vino o el aceite de oliva.

    En el caso de los deportistas, la carne resulta un alimento de vital importancia para reponer las proteínas que se degradan durante la práctica de ejercicio.

    En el libro ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer todos los detalles de su apuesta por la innovación.

  • Grupo Uvesa: embutidos elaborados con pollo 100%

    Uvesa, socia de Vitartis, cuenta con plantas de producción en Cuéllar (Segovia), Burgos y Valladolid; y es uno de los líderes en la industria alimentaria en España gracias a sus áreas de producción avícola, porcina y de piensos.

    Grupo Uvesa mantiene su apuesta por la innovación en los productos elaborados de pollo, con el desarrollo de nuevas líneas y con la ampliación de gamas ya existentes. Gracias a sus divisiones de producción porcina, avícola y de piensos, se ha convertido en uno de los principales operadores de la industria alimentaria nacional.

    Desde sus inicios, hace casi 60 años, esta compañía socia de Vitartis ha invertido, sobre todo en tecnología, para controlar todo el proceso de producción, por lo que ha podido lograr una integración vertical. Y ello supone una garantía en términos de calidad y seguridad alimentaria.

    Una de las novedades que ha lanzado al mercado es la de productos de V Gama con la línea de pollos asados listos para el consumo en dos variedades: entero y troceado en cuatro partes. Sin gluten ni huevo y sin lactosa ni colorantes artificiales, se presentan en una bolsa exterior reciclada de papel Kraft.

    La compañía, que tiene presencia en Castilla y León en Cuéllar (Segovia), Burgos y Valladolid, trabaja en el desarrollo de una gama completa de embutidos elaborados con carne de pollo 100%, que se ofrece en diferentes presentaciones y formatos. Los productos (chorizo, salchichón y fuet) cuentan con un 20% menos de grasa que sus análogos de cerdo.

    El compromiso de la empresa con el bienestar animal y las buenas prácticas ganaderas está regido por el modelo europeo Welfare Quality. La compañía tiene certificadas más de 300 granjas avícolas con el sello Bienestar Animal Aenor Conform en 2019 y 2020. Y, tras llevar a cabo unas exhaustivas auditorías en todas ellas, Aenor ha otorgado el sello Bienestar Animal Welfair para la producción, sacrificio, despiece y envasado de carne de pollo.

    Aenor de Bienestar Animal fija las condiciones que deben cumplir las explotaciones ganaderas y mataderos. Y supone unas obligaciones importantes de los granjeros para cumplir con los exigentes criterios de este sello.

    Uvesa fue fundada en 1964 por un grupo de veterinarios que tuvieron la oportunidad de adquirir una fábrica de piensos en Tudela (Navarra); y actualmente está presente también en Castilla y León, Andalucía (Málaga) y Valencia.

    En la publicación ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer con más detalle este caso de innovación.

  • Itacyl: innovación al servicio del sector agroalimentario

    La Red de Centros Tecnológicos del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) desarrolla una investigación estratégica adaptada a las necesidades de la industria alimentaria para aumentar la vida útil de sus productos. Este socio de Vitartis cuenta con laboratorios preindustriales e industriales, así como con equipos multidisciplinares altamente cualificados para aportar soluciones integrales.

    La Red de Centros Tecnológicos del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) desarrolla una investigación estratégica adaptada a las necesidades de la industria alimentaria con el objetivo de alargar la vida útil de sus productos. Dispone de laboratorios preindustriales e industriales, así como de equipos multidisciplinares altamente cualificados para aportar soluciones integrales. Y ofrece un servicio personalizado para conservar productos o para aportar más valor a través de su transformación en otro nuevo e innovador.

    Itacyl cuenta con la tecnología no térmica de altas presiones hidrostáticas (HPP) para la conservación de productos con grandes beneficios en seguridad alimentaria. Su aplicación da lugar a alimentos de gran sabor y frescura, como embutidos, zumos, frutas y verduras de cuarta gama, así como platos listos para consumir (V gama) o sin cocinar.

    También lleva a cabo envasado de atmósferas modificadas (MAP) con una mezcla de gases que ayudan a controlar la oxidación y mantiene los alimentos frescos sin aditivos, ni tratamientos térmicos. Y la liofilización, congelación y eliminación del agua a baja temperatura por sublimación que se utiliza, por ejemplo, para la deshidratación de productos frescos.

    Por su parte, el uso de films y recubrimientos alargan la vida útil de los productos y mejoran su valor nutricional, minimizando el efecto de tecnologías térmicas sobre compuestos de alto valor termolábiles.

    Además, ofrece un servicio de ultracongelación para carne y productos derivados con la utilización de nitrógeno líquido. Se congela a una temperatura inferior a los 40 grados bajo cero durante tiempos muy cortos, formando cristales de hielo más numerosos, de menor tamaño y más homogéneos.

    En la publicación ‘Alimentos del Futuro’ te detallamos los procesos de innovación que lleva a cabo el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León.