Listado por Categoría

    Blog Vitartis

  • Todo
  • Estrés en los mercados energéticos

    Enerjoin, empresa colaboradora de Vitartis en servicios y actualidad energética, analiza cuáles son las causas de las actuales tensiones en los precios del mercado energético y cuáles son sus expectativas de evolución en los próximos meses. 

    Es de sobra conocido que la situación actual de todos los mercados energéticos es de mucho estrés a nivel de niveles de oferta de generación y de traslado de precios al consumidor final.

    Desde julio se han ido concatenando récords en los mercados mayoristas, debidos sobre todo al incremento de la demanda tras la ralentización de la economía en el 2020 y la falta de oferta de generación energética para cubrir la misma; esto sumado a que los mercados energéticos europeos son mercados de precio marginal, hace que los precios eléctricos europeos estén ahora siendo guiados por el precio del gas y los derechos de emisión.

    Cabe destacar que el gas suele tener una eficiencia del 50%, de tal modo que, para generar 1 MW de electricidad, es necesario utilizar 2 MW de gas, por tanto, el precio del gas afecta de forma doble al precio de la electricidad.

    Pero, ¿qué está pasando con el gas? Pues básicamente que estamos viendo tres factores simultáneos que afectan a un crecimiento continuado del precio:

    • Las tensiones geopolíticas a nivel de gasoductos: Rusia – UE – Asia y España – Marruecos – Argelia.
    • Un crecimiento de la demanda continuado en Asia respecto del gas natural licuado (GNL), ante el temor a un invierno duro como el del 2020 y el crecimiento de su propia demanda.
    • Un mercado a nivel mundial de GNL donde por primera vez se presentan datos de escasez de gas ante este repunte mundial de la demanda.

    Esto hace que actualmente la Unión Europea a nivel promedio tenga llenos tan sólo un 72% de sus almacenamientos de gas, cuando, por estas fechas, se deberían tener por encima del 90%, lo cual es una señal inequívoca de que, si no tenemos un invierno suave respaldado por una gran generación eólica, podremos tener graves problemas, no solo de precio, si no también de garantía de suministro.

    Por tanto, la industria se encuentra en una situación delicada en la cual se tiene una exposición total a este incremento de precios tanto del gas (>75 €/MWh) como de la electricidad (>180 €/MWh), bien porque tengan contratos indexados al mercado, o bien, porque teniendo precios fijos, estos hayan sido rescindidos.

    Del mismo modo, es un momento complicado para poder negociar precios fijos puesto que estas variaciones de precios de forma diaria generan mucha tensión en los mercados financieros y, prácticamente, todas las decisiones están pasando por mantenerlos indexados o bien, buscar opciones a largo plazo que permitan ganar mucho a corto, sacrificando el resultado a largo plazo.

    Así pues, los industriales estamos siendo sometidos a una situación en la cual todos los incrementos de materias primas ya se han llevado por delante los márgenes comerciales por lo cual, solo queda la opción de comenzar a trasladar todos estos incrementos a precio final, como paso previo a un momento que nunca se ha vivido a nivel de PYMES y que ya se está dando tanto en Europa como fuera del continente (como en China), que es la paralización de fábricas hasta que la señal de precios permita reabrir.

    Ahora mismo, todo se basa en poder trabajar internamente con la flexibilidad y eficiencia en el consumo, esperando que estas señales de los mercados se relajen para poder llegar cuanto antes al famoso abril 2022, momento en el cual, si que se adelante un cambio de tendencia en los precios de las materias primas; y, aquellas industrias que participan en los mercados, deberán permanecer atentas a la nueva subasta de energía a plazo que va a gestionar el gobierno, para tratar de obtener precios competitivos.

    Mientras tanto, sigamos informados para tratar de adelantarnos a los acontecimientos.

     

     

     

     

     

     

     

    Carlos Martín Graña (Responsable de Operaciones, Enerjoin)

  • perdida de alimentos El impacto de la pérdida y el desperdicio alimentario: un problema global

    Hoy, 29 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, un día en el que se reivindica la necesidad de poner en marcha soluciones innovadoras que permitan cambiar la forma en la que se producen y consumen los alimentos a nivel mundial para conseguir sistemas alimentarios resilientes capaces de satisfacer la creciente demanda de alimentos por parte de la población.

    Anualmente se pierden o desperdician en todo el mundo más de 1.700 millones de toneladas de alimentos, lo que supone un tercio de la producción total y un coste económico de más de 780 millones de euros al año.

    La FAO estima que la producción de alimentos que terminan siendo descartados consume el 28% de la superficie agrícola mundial y un volumen de agua superior a 250 km3, por lo que es necesario reducir la pérdida y desperdicio alimentario para garantizar el uso eficiente de la tierra y los recursos naturales.

    ¿Cuál es el papel de la industria alimentaria contra el desperdicio?

    Los alimentos se pierden o desperdician a lo largo de toda la cadena agroalimentaria, pero es en los hogares donde se producen la mayoría de las pérdidas (42%), seguidos de la industria transformadora (39%) y la restauración (14%). Según la FAO, en la industria alimentaria europea, un 12% de los alimentos se pierde o se desperdicia durante la manipulación y almacenamiento previos a su transformación.

    En el Informe de Desperdicio Alimentario en la Industria y la Distribución en España, se recogen algunas de las causas que provocan la pérdida o el desperdicio de alimentos en las industrias alimentarias. Las empresas participantes en el estudio destacan como causas principales de generación de pérdidas y desperdicios de alimentos las desviaciones en los estándares de calidad del producto (23%) y las mermas inherentes al proceso de producción (22%).

     

     

    La mayoría de las empresas participantes en la elaboración de este informe declaran disponer de una estrategia o política enfocada en la lucha contra el desperdicio de alimentos, y promover prácticas destinadas a la prevención e identificación del origen del desperdicio. Tan solo un 8,03% declara no conocer, o no haber investigado, cuáles pueden ser los motivos por los que se este se genera.

    Entre las estrategias más comunes que realizan las empresas para dar una segunda vida a las materias primas o productos no aprovechados, se encuentra la generación de subproductos alimentarios, destinados en su mayoría a la alimentación animal; su uso en procesos productivos alternativos; la producción de biocombustibles y la producción de energía eléctrica.

    La implementación de estas políticas está alineada con la jerarquía de recuperación de alimentos propuesta por la EPA (United States Environmental Protection Agency), que prioriza las acciones de prevención y reducción del desperdicio de alimentos antes que la gestión de los residuos, y permite constatar el fuerte compromiso de las empresas agroalimentarias españolas con la sostenibilidad económica, medioambiental y social.

    Vitartis y la lucha contra el desperdicio alimentario

    La industria alimentaria de Castilla y León tampoco es ajena a los graves perjuicios que supone a largo plazo el uso indiscriminado de recursos y la generación de pérdidas y desperdicios de alimentos a lo largo de toda la cadena de valor agroalimentaria. Esto es algo que quedó patente en la encuesta de sostenibilidad realizada a los socios de Vitartis a finales de 2020 donde se obtuvieron algunos datos muy interesantes al respecto:

    • El 71% de los socios disponía ya (41%) o estaba en proceso de incorporar (30%) algún programa de gestión ambiental y de reducción de los consumos y de las emisiones.
    • La mayoría de los socios de Vitartis ha puesto en marcha alguna iniciativa para mejorar la eficiencia en la gestión de la energía que utiliza en sus procesos de producción (72,5%), de los residuos o subproductos generados (57%), del agua (48%) o de otros insumos (plásticos, material de oficina, material de limpieza…), como señaló el 64% de los encuestados.

    En Vitartis seguimos trabajando para conseguir una industria alimentaria sostenible desde la óptica de la quinta cuenta de resultados: económica, social, medioambiental, el buen Gobierno y las personas. Es por ello que desde la Asociación se ha promovido la participación en proyectos como GO SAVE FOOD, Mencí3a, BioEconomIA o Reinova SI con el objetivo de fomentar la economía circular, reducir las pérdidas y desperdicio de alimentos e incrementar la eficiencia de los procesos productivos a través de la innovación.

    Elsa Álvarez, Sonia González (Técnicos de innovación Vitartis)

  • El sector agroalimentario regional duplica sus exportaciones en 10 años y alcanza los 2.280 millones de euros

    Isabel Clavero Mañueco, directora Territorial de Comercio y de ICEX en Castilla y León

    Ya es indiscutible que el agroalimentario constituye un sector estratégico para esta Comunidad autónoma, por su contribución económica, social, territorial y medioambiental; también lo es que la internacionalización es una auténtica palanca para el crecimiento económico de la empresa. No es ningún secreto que las empresas que exportan son más resistentes ante situaciones inesperadas, como se ha puesto de manifiesto en la reciente crisis sanitaria.

    Durante los últimos años, las empresas agroalimentarias de CyL han demostrado tener un enorme potencial exportador, como lo prueba el hecho de que, en un año tan complicado como el 2020, aumentaran sus exportaciones un 6,6%; además, este avance se produjo pese a enfrentarse a una situación muy adversa: con restricciones a la movilidad, desigual impacto de la pandemia en los diferentes mercados, el desplome del sector HORECA y, sobre todo, una gran incertidumbre a nivel mundial.

    Para entender este éxito de la despensa castellanoleonesa en los mercados exteriores, se pueden resaltar algunos datos que lo ilustran:

    • Capacidad de reconversión junto a una apuesta por la excelencia de su tejido empresarial; prueba de ello es la existencia de 61 marcas de garantía que promueven la calidad del sector. Conceptos como trazabilidad, investigación, digitalización y mejora continua ya están presentes en los procesos productivos y de gestión de las empresas relacionadas con el sector primario.
    • Aumento progresivo de la base exportadora: en diciembre 2020, Castilla y León registraba 1.851 empresas exportadoras y 879 eran regulares; quiere esto decir que exportaron de forma ininterrumpida durante los últimos cuatro años. Además, las 25 primeras realizaron el 53,1% de la exportación total, de lo que se deduce que casi la mitad de la exportación agroalimentaria de esta Comunidad está repartida entre una amplia base de pymes que están operando en el sector.
    • Diversificación de los destinos, con una marcada tendencia a reducir la dependencia de la Unión Europea: hace 10 años, cerca del 90% de las exportaciones iban dirigidas a Europa (77,2% a la UE) y entre los 10 principales mercados de destino solo aparecían dos no UE: Suiza y EEUU, que apenas sumaban el 5% de las ventas exteriores de Castilla y León. Una década después, la situación es bien distinta: las exportaciones europeas han descendido al 74,6% (65,9% a la UE) y, en el mismo ranking, nos encontramos con dos nuevos clientes que van ganando protagonismo: China y Corea del Sur; es una realidad que los productos de Castilla y León se consumen progresivamente en destinos no europeos y siguen ganando peso otros, también con crecimientos demográficos importantes y ampliación de la clase media.

    El sector se enfrenta a un escenario en el que una de cada tres personas en el mundo compra por internet, con una tendencia de los consumidores a cuidarse y comer sano; no cabe duda de que las empresas de Castilla y León seguirán apostando por el mundo global, demostrando que están preparadas para abordar estos nuevos retos.

  • Automatización y robótica: claves para la mejora en la producción

    La empresa vallisoletana Tecelec, socia de Vitartis, lleva más de 17 años dedicada a la automatización e informatización de procesos industriales y se ha convertido en todo un referente del sector. En la actualidad, ya son varias las compañías integradas en la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León que han decidido contar con sus servicios.

    Los efectos de la llamada cuarta revolución industrial hace ya tiempo que han alcanzado al sector agroalimentario. En esta búsqueda de la automatización de la producción, la empresa vallisoletana Tecelec es todo un referente del sector. En Vitartis ya son varios los socios que han decidido contar con sus servicios.

    Esta digitalización de la producción, a través del análisis sistemático de grandes cantidades de datos, impulsa una toma de decisiones más ágil, inteligente, competitiva y enfocada a la satisfacción del consumidor. Su implantación permite una fabricación avanzada, procesos productivos más flexibles, mayor cantidad de procesado y una mayor fiabilidad en circunstancias complejas.

    Los robots con los que cuentan permiten a sus clientes obtener ventajas en la producción, el embalaje, el almacenamiento y la logística. Sin embargo, es en el manipulado del producto y su paletizado donde más ventajas parece ofrecer para el sector agroalimentario. Para ello trabaja el departamento de I+D, que mantiene su apuesta decidida por la implantación de esta tecnología en las plantas de producción, con nuevos productos como las garras para el paletizado del sector agroalimentario, que requiere de más precisión y sensibilidad en la manipulación.

    El papel que la robótica ha tomado en los últimos años hace de Tecelec una empresa con un futuro prometedor que, además, añade valor a un buen número de empresas mejorando su producción. En el libro  Alimentos del Futuro puedes conocer sus proyectos.

  • ‘Checkpig’, el software que detecta patrones y mejora la toma de decisiones

    La industria alimentaria Innoporc, socia de Vitartis con más de 40 años dedicada a la producción porcina, ha implantado un sistema innovador para mejorar su actividad a través de un software que tras recabar infinidad de datos detecta patrones y ayuda en la toma de decisiones.

    Innoporc es una empresa familiar con más de 40 años dedicados a la producción porcina. La innovación, pilar de todos los socios de Vitartis, es también parte del ADN de esta entidad segoviana. Camino que les poha llevado a implantar un sistema de registro que mejora todo el proceso de producción, desde la calidad del producto a una mejora en la comunicación interna.

    ‘Checkpig’ es el nombre de este novedoso software, fruto de la unión con otra empresa tecnológica, y pensado para escuchar a los centros de producción y al personal, captando infinidad de información diaria que permite establecer patrones para mejorar la toma de decisiones. En la actualidad está implantado en los 20 centros de producción con que cuenta, además de la fábrica de piensos compuestos y una startup enfocada a la investigación e innovaciones tecnológicas.

    Una de las funciones más destacadas de este software, es la del cuidado diario de los animales, la variable más relevante del proceso de producción. Además de ello, cuenta con multitud de cuestionarios que permiten realizar las auditorías externas e internas de forma más eficiente. ‘Checkpig’ no solo es útil para mejorar el producto final, su uso para formar a los aprendices lo convierte en una herramienta polivalente de enorme utilidad.

    Con la información recopilada, se generan avisos y notificaciones dirigidos a los miembros de la empresa y a sus colaboradores externos. Todo ello, hace de Innoporc una empresa que refleja los valores de innovación y digitalización que abanderan los socios de Vitartis. En el libro  Alimentos del Futuro te contamos el proceso completo de innovación.

     

     

     

  • The 42 Degrees: la cafetería en el bolsillo

    Las nuevas tendencias de consumo se imponen a toda velocidad. El concepto ‘listo para tomar aquí y ahora’ es ya una realidad que abraza la industria alimentaria The 42 Degrees Company, socia de Vitartis. Un ejemplo de innovación en el desarrollo de bebidas autocalentables de café, chocolate y té.

    El modelo tradicional de consumo alimentario ha cambiado en los últimos años para dar paso a una nueva tendencia caracterizada por ser más instantánea y cortoplacista: el concepto ‘listo para tomar aquí y ahora’ se convierte en una necesidad de mercado. En este ámbito, la empresa vallisoletana The 42 Degrees Company, socia de Vitartis, ha conseguido hacerse un hueco gracias a su calidad y fórmula novedosa.

    Con estas premisas, la entidad lleva más de dos años invirtiendo en el desarrollo de la gama de bebidas autocalentables de café, chocolate y té, comercializadas bajo la marca ‘+42o Self Heats’. Lo más sorprendente es que permite disfrutar de una bebida caliente sin necesidad de usar dispositivos externos de calentamiento, en tan solo tres minutos.

    La investigación, que forma parte de su ADN y del de Vitartis, les ha llevado a patentar un método único de calentamiento. El envase dispone de dos compartimentos: uno en el que se aloja la bebida, y el otro —hermético— contiene sales de calcio y agua. La reacción que tiene lugar es exotérmica y desprende el calor que calienta la bebida (42o) en un tiempo récord.

    El producto, con una vida útil de dos años, cuenta con un envase 100% reciclable. Una bebida que con su novedosa fórmula ha conseguido hacerse un hueco entre las principales empresas del sector, todo ello sin renunciar a la calidad. En el libro  Alimentos del Futuro puedes conocer con detalle su proceso de innovación.

  • La tradición de la pasta, con ingredientes 100% orgánicos

    La empresa palentina Cerealto Siro, socia de Vitartis, apuesta por la innovación en la industria alimentaria de Castilla y León con una línea de productos que combinan el sabor tradicional de la pasta italiana con los beneficios de los ingredientes naturales.

    La industria alimentaria Cerealto Siro, socia de Vitartis, ha presentado su nueva línea: Natura Gourmet. Se trata de un portfolio de productos que combinan el delicioso sabor de la pasta italiana con los beneficios saludables de los ingredientes naturales, seleccionados por su funcionalidad.

    Cerealto Siro selecciona los ingredientes vegetales empleados desde la antigüedad para mantener un buen estado de salud. La pasta elaborada con vegetales tiene sus raíces en la historia y tradición de mezclar la sémola con vegetales frescos. Natura Gourmet es perfecta para recetas de excelente calidad llenas de beneficios naturales.

    La innovación, en este caso, reside en unir la experiencia en la fabricación de pasta italiana con los beneficios saludables de los vegetales y los nutrientes que aportan fibra y antioxidantes. Todo ello con ingredientes y sello 100% orgánico. En el libro  Alimentos del Futuro te contamos la apuesta por la innovación de la compañía.

  • Tradición e innovación: la receta de chocolates Trapa

    La empresa Trapa, socia de Vitartis, se ha consolidado como una de las grandes chocolateras de España. Desde 2013, esta industria alimentaria cuenta con una propiedad 100% española, que ya ha invertido más de 30 millones en innovación, maquinaria y recursos humanos.

    Fundada en 1891 por los monjes trapenses del monasterio de San Isidro (Dueñas, Palencia), la empresa Trapa, socia de Vitartis, es ya una de las grandes chocolateras de España. Desde 2013, cuenta con una propiedad 100 % española, que ya ha invertido más de 30 millones de euros entre maquinaria, I+D y recursos humanos.

    El nuevo rumbo propuesto en Trapa, está marcado por tres coordenadas: innovación, estilo y conciencia social y medioambiental. Fruto de este compromiso, la fórmula de sus productos se ha modificado y ya no contiene aceite de palma, siendo sustituido por otros vegetales como la manteca de cacao, oliva o girasol. Tampoco contienen gluten, ni grasas hidrogenadas ni ácidos grasos trans, adaptándose así a las exigencias del consumidor actual.

    Desde que en 1969 Trapa lanzara los primeros bombones elaborados en nuestro país, su innovación ha sido constante. Su último lanzamiento ha sido Intenso Mini y 0% azúcares añadidos Mini, la nueva generación de snacks que combina la excelencia de calidad y el cuidado por una receta saludable.

    Chocolates Trapa ha revalidado por tercer año consecutivo la certificación IFS (International Food Standards) en su nivel superior. En el ejercicio de 2019 cerró sus cuentas con 12 millones de facturación, con un incremento del 45 % en territorio nacional y del 10% en el extranjero, donde ya tiene presencia en más de 50 países. En el libro Alimentos del Futuro te contamos al completo su apuesta por la innovación.

  • Huercasa, en defensa de una dieta sana y de calidad

    La sostenibilidad y defensa de la vida sana son valores que lleva por bandera Huercasa, empresa segoviana socia de Vitartis. Su propuesta es ofrecer un producto vegetal de calidad listo para tomar. Y ha conseguido contar con 180 clientes mayoristas por todo el mundo, incluidos algunos de la GDO (gran distribución organizada).

    El compromiso de sus 144 trabajadores con estos valores ha permitido a esta industria alimentaria de Castilla y León hacerse un hueco entre las empresas punteras del sector. En este proceso de transformación constante, avanzando hacia nuevos modelos más sostenibles, Huercasa se ha comprometido con varios programas de referencia: Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, Decálogo de Sostenibilidad del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación o las propuestas de la asociación ‘5 al día’.

    El ámbito de actuación no se reduce a la producción de vegetales de 5ª gama, aquellos listos para tomar o preparar de manera sencilla. Su compromiso con la innovación ha llevado a la empresa a formar parte de proyectos como ‘Cibena’, que pretende promocionar los llamados superalimentos; o ‘Life Algacean’, que investiga el tratamiento de aguas residuales con algas heterótrofas, con resultados muy positivos.

    Los objetivos de Huercasa son ambiciosos. En 2025 planea contar con un 50% de materias primas ecológicas y obtenidas a precios competitivos, para lo que necesitará controlar el proceso en unas 2.500 hectáreas.

    También contempla la reducción de materias plásticas en el envasado y la sustitución de éstas por cartón u otros polímeros plásticos más sostenibles. Estos y otros proyectos de Huercasa, en nuestro libro Alimentos del Futuro

     

  • ‘The Magic Burger’: no podrás creer que no sea carne

    Fiel al ADN innovador de los socios de Vitartis, hace cerca de tres años que Campofrío decidió apostar por la incorporación a nuevos mercados en auge en la industria alimentaria, como el de las proteínas vegetales. Bajo la marca Campofrío Vegalia, la empresa burgalesa ha lanzado una línea de productos destinada a dar una respuesta de calidad al consumidor vegano o flexitariano.
    Elaborada con los mejores ingredientes naturales (aceite de girasol, proteína vegetal de soja y guisante o champiñones), la ‘Magic Burger’ es una magnífica hamburguesa 0% carne y 100% sabor, avalada por el certificado V-Label para el consumo vegano. Es el resultado de meses de trabajo y fruto de una metodología de ensayo e investigación que ha permitido conseguir el mejor sabor y la textura perfecta para un mercado al alza cada vez más exigente.
    Su elaboración diaria en la planta de Campofrío Frescos (Burgos) permite garantizar su frescura en el punto de venta: hostelería, libre servicio y supermercados.
    ‘The Magic Burger’ viene a revolucionar el mercado de la proteína vegetal con un producto de la mejor calidad producido en Castilla y León. Su textura y sabor no tienen nada que envidiar al de cualquier hamburguesa animal, de ahí nace su claim, que pone en palabras lo que pasará por tu mente con el primer mordisco: “No puedo creer que no sea carne”.
    Si quieres conocer más acerca del proceso de innovación de Campofrío Frescos, no te pierdas el artículo íntegro en el libro Alimentos del Futuro.