Listado por Categoría

    Blog Vitartis

  • Todo
  • Lesaffre, masa madre para un pan de recetas a la carta

    La compañía Lesaffre diseña, fabrica y comercializa soluciones innovadoras para la industria de la panificación, molinería, así como alimentación animal y vegetal. La firma, socia de Vitartis, que cuenta con una planta de producción de masa madre en Valladolid, dispone de un potente equipo de I+D+i.

    Este departamento concibe y desarrolla una amplia gama de masas madre, bajo la marca Livendo, que permite a los panaderos explorar nuevos campos y desarrollar sabores. El objetivo es ajustar los productos a los gustos de los consumidores, que cada vez exigen productos más auténticos y de calidad que combinen seguridad, salud y sabor.

    La masa madre es un ingrediente utilizado para potenciar el sabor, el aroma y las características nutricionales de los panes. El equilibrio en la mezcla de sus componentes (harinas de cereales, agua, levaduras y bacterias) es fundamental para definir las características organolépticas que aportará.

    La adecuada combinación de masa madre y levadura permite regular el proceso de fermentación y aportar al pan unas características distintivas e inimitables: una corteza crujiente, una miga densa y un sabor, acidez y aromas con personalidad. Además, también mejora la conservación y el valor nutricional.

    Para hacer realidad las recetas de los clientes intervienen muchas personas, un engranaje completo que fluye con facilidad en la fábrica de Valladolid.

    Para Lesaffre, la clave del éxito de este proceso está precisamente en su origen: la recogida de los requerimientos que tiene cada cliente.

    “No siempre es fácil expresar con palabras las ideas, por eso acompañamos a nuestros clientes y les ayudamos a definir su necesidad mediante un muestreo general aplicado a distintas elaboraciones”, explica el responsable técnico de desarrollo y negocio, Manuel García, en las páginas del último libro de la colección bienal Alimentos del Futuro que edita Vitartis.

    “Como si de un buen vino se tratara, necesita su tiempo para que la flora desarrolle todo su potencial de olores, sabores y aromas”, precisa el experto en fermentación de Lesaffre Ibérica, José María Giralda.

    ¿Quieres leer el artículo completo? No te lo pierdas en Alimentos del Futuro.

  • Revista Vitartis 2021: “La industria alimentaria, seña de identidad de Castilla y León”

    La Asamblea General de Vitartis ha sido el escenario elegido para presentar, como cada año, la revista anual de Vitartis, la sexta que elaboramos, desde que arrancamos con este proyecto en 2016.

    Una publicación de 72 páginas que pretende ser, por una parte, una memoria anual de la actividad que ha desarrollado la Asociación durante el año anterior; y por otra, un medio para dar voz a los socios, así como a figuras relevantes para la industria alimentaria de Castilla y León, que nos ayuden a analizar la situación del sector y las claves de futuro.

    Y es que cada año hemos avanzado tratando de dotar a esta publicación de más contenidos de interés para nuestros socios, que contribuyan a tener una visión más amplia del sector y de nuestros asociados.

    En este número, igual que ya hiciéramos en el de 2020, hemos elaborado un cuadernillo monográfico, que en esta edición está dedicado al análisis de coyuntura del sector agroalimentario. Son muchos los datos que reflejan la situación por la que atraviesa el sector y cómo se ha visto influenciado por la crisis sanitaria Covid-19.

    En general, la industria alimentaria ha mantenido una alta actividad, que se ha traducido en un incremento de producción y ventas, salvo en algunas líneas de actividad, como bebidas, por el desplome de la demanda del canal Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías).

    En este cuadernillo especial dedicado al sector agroalimentario se recoge la opinión del catedrático de Análisis Económico y director de Observatorio sobre el sector Agroalimentario de Cajamar, Joaquín Maudos, quien subraya que “la Covid-19 destapa la resiliencia del sector”. Maudos también aboga por aprovechar los fondos europeos para apoyar al sector, sobre todo, a las pymes.

    En estas páginas también se puede leer la opinión de nuestro expresidente, presidente de Huercasa y de Cartif, Felix Moracho, quien anima a reflexionar a los empresarios del sector sobre algunas cuestiones fundamentales en estos momentos, como la sostenibilidad y la digitalización.

    Especial interés tiene en esta edición la habitual encuesta que hacemos a principios de cada año entre los socios, con el fin de conocer el estado de opinión y las previsiones para el nuevo ejercicio. En esta ocasión, la encuesta refleja el impacto de la pandemia en la actividad de las industrias. Y cabe destacar, en este sentido, que los socios de Vitartis incrementaron sus plantillas de empleados en un ejercicio tan complejo como el de 2020.

    Por otro lado, en las páginas de la edición de este año publicamos distintas entrevistas de interés. Una de ellas, con el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, quien hace hincapié en que “la normalidad en el abastecimiento contribuyó a que la sociedad superara con más entereza la crisis”.

    En otra de las entrevistas el protagonista es el CEO de Grupo Helios, Julio Pérez, quien señala que la “hostelería y el turismo deben contar con un plan especial de apoyo público”.

    El profesor, formador y conferenciante Javier Sirvent es otra de las voces que hemos querido invitar a participar en nuestra publicación. Sirvent asegura que 2020 es el año de “botonazo digital” y que ha tenido que llegar una pandemia para que nos diéramos cuenta de la importancia que tiene la digitalización.

    Además, los reportajes habituales de la revista, que en esta edición se dedican a nuestros socios Golydul y al Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (Irnasa) y la opinión de algunos de los últimos socios incorporados (Tabladillo, Deovino y Grupo AN). Sin olvidar, como cada año, el editorial de nuestra presidenta, Beatriz Escudero, y el artículo sobre los retos del 2021 de nuestra directora general, Cristina Ramírez de Lara.

    Y estos y otros más son los temas que puedes leer en el último número de nuestra revista VITARTIS2021.

  • Angulas Aguinaga, innovación al servicio de una alternativa healthy

    Nuestro socio Angulas Aguinaga cuenta con un departamento de I+D que está constantemente investigando para adelantarse a los consumidores y a sus formas de consumo con el fin de ofrecer soluciones eficaces desde el punto de vista de la alimentación. Un ejemplo más de innovación de la industria alimentaria de Castilla y León.

    Para ello, dispone de un amplio equipo de profesionales altamente cualificados que se esfuerzan en innovar y mejorar la calidad de sus productos, adaptándose a las necesidades del mercado y los consumidores.

    De hecho, la empresa ha dispuesto de un equipo de I+D+i desde sus orígenes, a lo que hay que sumar al de calidad, integrado por técnicos con profundos conocimientos en Surimi, que han recibido formación en Japón, cuna y mayor consumidor del mundo.

    Como respuesta a las nuevas necesidades de consumo dentro de la tendencia healthy, Angulas Aguinaga ha lanzado al mercado Krissia® 0%mg, que no contiene grasas, ni grasas saturadas. Se trata de unas barritas de surimi, fuente natural de proteína de pescado, ligero, sin grasa y con solo 10 kilocalorías por barrita. Un producto innovador que responden a las necesidades de salud y bienestar, sin renunciar al sabor, jugosidad y calidad del producto original.

    En esta apuesta por la innovación, Angulas Aguinaga pretende también convertir a La Gula del Norte® en una de sus marcas de alimentación de referencia en materia de calidad, versatilidad y conveniencia.

    En el último número de nuestra colección Alimentos del Futuro puedes leer el artículo completo.

     

  • Oblanca, innovación para comer embutidos saludables

    La industria alimentaria de Castilla y León es ejemplar en su apuesta por la innovación para desarrollar nuevos productos que se ajusten a las demandas cada vez más exigentes de los consumidores, preocupados por una alimentación saludable.

    Los socios de Vitartis ofrecen innumerables muestras de ello, como la empresa leonesa Oblanca, que comenzó su actividad hace más de 50 años dedicándose al sacrificio, despiece y elaboración de aves.

    El equipo humano de Oblanca trabaja cada día en la innovación en productos, el crecimiento corporativo, la atracción de talento y en cómo generar valor de forma ética y sostenible.

    En este contexto, la compañía acaba de desarrollar unos nuevos embutidos de pollo curados, bajo su sello ‘Nutripollo’, con el fin de ofrecer al consumidor una forma saludable de comer embutido.

    El nuevo chorizo y salchichón de esta gama ofrecen la oportunidad de tomar una tapa diaria porque son bajos en grasas y calorías.

    Estos productos contienen más de un 80% de pollo fresco criado en granjas de Castilla y León de la propia compañía.

    En el último número de nuestra colección ‘‘Alimentos del Futuro’ puedes leer íntegramente el artículo.

  • Una herramienta para adelantarse a las amenazas del cambio climático

    La preocupación por la incidencia del cambio climático en la industria alimentaria de la Comunidad ha llevado a Vitartis a elaborar un amplio estudio que analiza su vulnerabilidad ante esta nueva realidad, con el fin de que las empresas puedan tomar medidas y anticiparse a los riesgos.

    El ‘Plan de adaptación al cambio climático del sector agroindustrial de Castilla y León’ se ha elaborado en colaboración con la consultora Omawa Huella Ecológica y la participación de un amplio equipo de expertos, representantes de AB Azucarera Iberia, Agropoza, Fundación Global Nature, Itacyl, Matarromera, Huercasa, Innoporc, Irnasa-Csic, la Oficina Española de Cambio Climático, Itagra, el Servicio de Prevención Ambiental y Cambio Climático de la Junta de Castilla y León, Lainez Biotrends Consultora Estratégica, Universidad de León y Valora Consultores.

    Es un ambicioso trabajo que ha dado como resultado una herramienta muy útil para el sector, porque señala los aspectos más vulnerables de las industrias ante los efectos del cambio climático; y porque es un instrumento para poder anticiparse a esas amenazas.

    Este Plan alerta, por ejemplo, sobre el riesgo futuro de los recursos hídricos de la Comunidad y la progresiva pérdida de calidad del suelo. Y apunta la importancia de fortalecer la planificación y la gestión de los recursos hídricos de Castilla y León, además de tomar medidas que garanticen el uso eficiente del agua y la mejora de los sistemas de almacenamiento, conservación y reutilización, así como los sistemas de riego.

    En relación con la pérdida de la calidad y fertilidad del suelo, el estudio señala la necesidad de mejorar la formación de productores y profesionales del sector sobre estos extremos, así como impulsar técnicas de conservación y la gestión de nutrientes.

    Y también advierte sobre el impacto de los incendios en el proceso de desertificación del suelo, por lo que se recomienda intensificar las campañas de prevención y de información, tanto en el ámbito de empresas y profesionales como en la sociedad en general.

    Aquí puedes leer el ‘Plan de adaptación al cambio climático’ completo.

  • La colaboración, clave para producir alimentos más saludables

    Si de algo es ejemplo Vitartis —y se siente orgullosa por ello— es por promover la cultura de la colaboración entre sus socios; no solo entre las empresas, sino también entre éstas y los socios tecnológicos (universidades y centros tecnológicos). Colaboración para mejorar su competitividad y aportar productos más innovadores al mercado.

    Los ejemplos son innumerables, a través de distintos programas e iniciativas que impulsa la propia Asociación y sus resultados patentes.

    Uno de los más novedosos es el protagonizado por Azucarera, Granja de Desarrollo Ovino AGM y el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León Itacyl.

    Los tres socios han trabajado conjuntamente para lanzar al mercado Prebionat, un proyecto financiado por Betalia, la marca de alimentación animal de Azucarera, de la mano de Granja AGM y con el respaldo técnico del Itacyl.

    Es un producto testado científicamente para mejorar, modificar y desarrollar la flora intestinal de los corderos y ovejas mediante la alimentación de las bacterias beneficiosas y la expulsión de las patógenas.

    Prebionat es pionero ya que alimenta la flora intestinal del animal sin necesidad de más aportaciones de probióticos externos: es el propio animal el que aumenta su sistema inmunológico a través del consumo de este producto como complemento a su alimentación diaria.

    Esta iniciativa ha conseguido desarrollar tres productos: Prebionat Gestación, Prebionat Nacimiento y Prebionat Lactancia, que se inspiran en los remedios de los pastores trashumantes basados en las plantas medicinales, a los que se une la más avanzada biotecnología en la extracción de prebióticos del tipo fructooligoscáridos presentes en la remolacha azucarera.

    En la actualidad, más de 70.000 reproductoras, tanto de macrogranjas como de otras de carácter familiar que hay en España, se benefician de los buenos resultados del consumo de estos productos.

    En el último número de nuestra colección de libros ‘Alimentos del Futuro’ puedes leer el artículo completo y conocer todos los beneficios que aportan estos novedosos productos en la vida de los animales.

  • La industria agroalimentaria como eje en la lucha contra la ‘España vaciada’

    Lourdes Gullón, presidenta de Galletas Gullón

    “Somos la primera barrera contra la despoblación de Aguilar de Campoo”, esta frase fue una de las primeras cosas que me dijo mi madre, María Teresa Rodríguez, cuando me puse al frente de la compañía. Ella siempre me mostró que la migración de la población rural a la ciudad era un fenómeno natural y uno de los mayores riesgos que asume el campo. Con el tiempo aprendí que, el envejecimiento de la población comenzó a ser una preocupación creciente, primero entre los vecinos de la comarca de la Montaña Palentina que veían apagarse las calles y cerrar las escuelas, y luego entre el sector privado y autoridades.

    Pues bien, el pasado verano, Juan Carlos de Margarida, presidente del Colegio de Economistas de Valladolid (ECOVA), en la presentación del Observatorio Agroalimentario destacó que el sector agroalimentario “era una de las realidades que sirven para revertir la despoblación y el abandono del mundo rural”. En su intervención, el presidente de ECOVA afirmaba que “Castilla y León necesita de un sector agroalimentario que apueste por la elaboración de productos innovadores, que logre la transformación digital de las empresas, para poder acceder a los mercados exteriores en condiciones de competitividad y, al mismo tiempo, consiga la colaboración en la cadena alimentaria para hacerla más sostenible con el objetivo prioritario de ganar competitividad”.

    Galletas Gullón recogemos este ‘guante’. Nuestros planes de crecimiento están estrechamente ligados a la continua modernización de nuestras factorías de Gullón y VIDA basadas en Aguilar de Campoo, donde otros abandonaron su lugar de nacimiento, nosotros planteamos nuestro desarrollo económico en paralelo con el desarrollo humano de la villa. Además, tenemos un impacto económico muy positivo en la región, nuestros proveedores son mayoritariamente locales, de esta forma dinamizamos la agricultura de una de las principales regiones de cereales de España. En la actualidad, generamos más de 1.600 empleos directos, sin contar indirectos, y tenemos el orgullo de poder decir que en nuestras fábricas trabajan hasta tres generaciones de las familias de la zona.

    En una reciente reunión que mantuvimos con la Carlota Amigo, consejera de Empleo e Industria de la Junta de Castilla y León, presentamos nuestros planes de ampliación de plantilla para 2030. Para lograr que sean una realidad, necesitamos el apoyo de las autoridades (locales, autonómicas y nacionales) para facilitar las condiciones para que las personas puedan desarrollar sus proyectos de vida en los pueblos.

    La actual coyuntura de crisis provocada por la pandemia del covid-19 ha desencadenado una respuesta europea plasmada en unos fondos de inversión, ya sean asociados al Plan de Resiliencia, o a los Fondos FEDER, o a las de la Transición Justa, que son grandes oportunidades para que la industria agroalimentaria de toda España pueda continuar creciendo. Creciendo desde la sostenibilidad y la responsabilidad con el entorno, en nuestro caso con Aguilar de Campoo y las comarcas cercanas.

    El sector agroalimentario es crucial en la vertebración del mundo rural y en la lucha contra la ‘España vaciada’ y por ello es necesario que el sector privado y el público remen en la misma dirección.

    Nuestro propósito es continuar siendo el principal fabricante de galletas europeo y mantener nuestra producción en Aguilar de Campoo y una de las piedras angulares de nuestros objetivos se sitúa en frenar y revertir la despoblación que sufre la región.

     

  • Vitartis aporta los primeros datos de Castilla y León sobre el compromiso de la industria agroalimentaria con la sostenibilidad

    La Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, Vitartis, ha elaborado un informe en el que se refleja el alto compromiso de la agroindustria con la sostenibilidad, en las tres vertientes clásicas que contempla este concepto: económica, social y medioambiental.

    Ejemplo de ello es, entre otros indicadores, la alta participación de la industria agroalimentaria de Castilla y León en el ‘Decálogo de Sostenibilidad Integral’ que puso en marcha en 2017 el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, cuyos principios básicos suponen un compromiso voluntario para las empresas con la mejora de su sostenibilidad integral.

    Según los últimos datos del Ministerio, de las 150 empresas agroalimentarias adheridas al ‘Decálogo’, más de un tercio (57) son de Castilla y León.

    La primera encuesta del sector

    Por otro lado, las empresas socias de Vitartis son particularmente un ejemplo en cuanto a su compromiso y preocupación por la sostenibilidad, que es, sin duda, una prioridad para todas las industrias agroalimentarias de Castilla y León.

    Una postura coherente con el enraizamiento de las empresas en la tierra, su apuesta por el desarrollo social y la mejora del medio ambiente, sobre todo en el medio rural, que es donde se asientan la mayoría de las compañías agroalimentarias de la Comunidad.

    Así se desprende, al menos, de los datos que arroja la primera encuesta realizada en Castilla y León sobre el compromiso de las industrias agroalimentarias con la sostenibilidad.

    Los principales resultados son los siguientes:

    • El 71% de las empresas encuestadas ya disponía (41%) o estaba en proceso de incorporar (30%) algún programa de gestión ambiental y de reducción de los consumos y de las emisiones.
    • La mayoría está comprometida con la puesta en marcha de iniciativas para mejorar la eficiencia en la gestión de la energía que utiliza en sus procesos de producción (72,5%), de los residuos o subproductos generados (57%), del agua (48%) o de otros insumos (plásticos, material de oficina, material de limpieza…) como señala el 64%.
    • El 45% ha realizado un estudio sobre el impacto ambiental de los procesos, productos y servicios que causa su empresa y el 33% lo está haciendo.
    • Responsabilidad Social Corporativa (RSC): casi el 80% cuenta con un código ético o de conducta o está en proceso de incorporarlo
    • El 52% ha puesto en marcha proyectos de ‘innovación responsable’, mientras que un 26% está en proceso de implantarlos en su compañía.
    • Más del 36% ya gestiona el impacto social que causa en su entorno la actividad de su empresa, al tiempo que otro 28% está en proceso de incorporar algún sistema de gestión en este mismo sentido.
    • El 72,5% realiza prácticas de acción social (culturales, deportivas, lúdicas, etc.) en el entorno en el que opera.
  • Grupo Yllera, la I+D+i para volver a los orígenes en la elaboración del vino

    La innovación es sin duda el denominador común de los socios de Vitartis ­—empresas, centros tecnológicos y universidades— que les ha llevado, en la mayoría de los casos, a marcar la diferencia. Y es que la innovación ha convertido al sector agroalimentario en un espejo en el que mirarse, seña de identidad de Castilla y León.

    La publicación ‘Alimentos del futuro 2020’, que edita Vitartis, es el relato de más de 50 casos prácticos de innovación, que han llevado a cabo 44 socios de Vitartis: 36 empresas, cuatro universidades y otros tantos centros tecnológicos.

    En este contexto, las bodegas han apostado fuerte por impulsar sus departamentos de investigación, desarrollo e innovación para lanzar al mercado productos diferenciadores y de gran calidad, adaptándose a los nuevos hábitos de consumo de una población cada vez más exigente, en un mercado muy competitivo.

    Nuestro socio Grupo Yllera es un claro ejemplo de que invertir en innovación e investigación da sus frutos. La bodega mantiene un compromiso con la I+D+i desde la década de los 80, ofreciendo al mercado productos seguros y de máxima calidad, respetando el entorno.

    En los últimos años, su división de I+D+i la ha enfocado sus esfuerzos en “desvestir los vinos blancos”, principalmente a los de la variedad verdejo, en volver a los orígenes e influir lo menos posible en la elaboración, respetando al máximo la calidad de la uva. Unas prácticas que se han aplicado también en los espumosos ancestrales, en el Orange wine y en el Sauvignon tinaja.

    Bajo el título ‘Objetivo: dar más margen al factor sorpresa’, Grupo Yllera nos cuenta en ‘Alimentos del Futuro’ sus últimos casos de innovación. El artículo completo lo puedes leer en las páginas 132 y 133

     

  • Acor aborda la transformación digital para optimizar la fabricación de azúcar

    La transformación digital es hoy una realidad implantada en la mayoría de las empresas que han abordado un proceso de modernización para ser más competitivos y poder crecer tanto en el mercado nacional como en el internacional. Y la industria alimentaria de Castilla y León no es una excepción.

    Las empresas que operan en la Comunidad —especialmente, las que son socias de Vitartis— llevan trabajando con ahínco en los últimos años para avanzar en sus procesos de incorporación a la Industria 4.0, conscientes de que se trata de una necesidad imperante.

    De hecho, como consecuencia de esa inquietud, la Junta Directiva de la Asociación ya puso en marcha en el año 2016 la ‘Estrategia 4.0’ de apoyo a la transformación digital, que suponía la adaptación de la organización interna y los procesos de producción a la nueva era digital, lo que implicaba en la mayoría de los casos un importante cambio en la cultura de la propia empresa, con el fin poder competir mejor en los mercados.

    Uno de los socios de Vitartis, la cooperativa Acor, que cumple ahora 60 años, ha contado en el último número de la colección ‘Alimentos del Futuro’ el proceso de transformación digital que ha desarrollado en los dos últimos años en su fabrica de Olmedo (Valladolid) a través de un proyecto de automatización que les ha permitido tener información de los procesos de fabricación en tiempo real en un dispositivo móvil.

    Este proyecto de digitalización de la planta azucarera fue distinguido en los III Premios de la Industria del Colegio de Ingenieros de Valladolid en la categoría de ‘Mejor transformación digital en la industria’.

    Un reconocimiento que se une al que le concedió la empresa Emerson con el premio al cliente de industria de procesos más innovador en industria 4.0 en España, lo que le ha permitió presentar su candidatura también a nivel europeo.

    Para conocer el proyecto de transformación digital de Acor, os invitamos a leer el artículo completo en las páginas 36 y 37 de ‘Alimentos del Futuro’ 

    ACOR