• Gambafresh: innovar para garantizar un producto natural

    La compañía Gambastar, con sede en la provincia de Burgos, está especializada en productos del mar y de la acuicultura en un entorno rural único. Su visión de futuro apuesta por la actualización permanente para satisfacer las demandas de los consumidores a través de una gama de productos del mar lista para ser servida, y basada en la innovación, denominador común de todos los socios de Vitartis.

    La empresa Gambastar, que cuenta con plantas en Burgos, ofrece a los consumidores a través de su marca Gambafresh una amplia gama de productos del mar listos para ser servidos, que son consecuencia de su apuesta decidida por la innovación para asegurar un producto natural, sobre todo, langostinos y gambas sin aditivos artificiales, que contribuya a favorecer un estilo de vida saludable.

    Su propuesta de valor es simple: ofrecer productos naturales, saludables y sabrosos, producidos y elaborados responsable y sosteniblemente con la mejor relación calidad precio posible. Por eso, cuenta con prestigio reconocido en el sector de cocción de estos productos.

    El eje fundamental para el crecimiento de la empresa ha sido siempre conseguir un equilibrio entre la modernidad y lo tradicional, entre calidad artesanal e innovación para poder elaborar productos de sabor inconfundible.

    Su trabaja arranca a muchos kilómetros de sus instalaciones seleccionando a proveedores que compartan su misma filosofía, lo que supone que en la actualidad el 50% de los langostinos tiene certificación medioambiental, avalando que se han criado en un entorno cuidado.

    Su preocupación por el medio ambiente se traslada también al packaging, donde prioriza envases mono materiales más reciclables o compostables y trabaja para conseguir en un futuro próximo el desperdicio cero.

    Además, impulsa medidas de economía circular. Y ya ha comenzado proyectos de mejora de la huella de carbono, huella hídrica, así como programas de mejora de eficiencia energética y uso de energías renovables. En la publicación ‘Alimentos del Futuro’ puedes conocer en profundidad todas estas iniciativas.

  • Tabladillo: cochinillo segoviano ‘Al horno y punto’

    La empresa segoviana Cárnicas Tabladillo cuenta con una tradición de más de 50 años dedicados a la cría y elaboración de cochinillo. La firma, socia de Vitartis, trabaja principalmente con producto fresco de alta calidad y su estrella, ‘Al horno y punto’, es fruto de muchos meses de trabajo y de su compromiso con la innovación.

    La empresa familiar segoviana Cárnicas Tabladillo, que cuenta con más de medio siglo de historia, se dedica a la cría y elaboración de cochinillo. Esta industria alimentaria trabaja con producto fresco de alta calidad y tiene como estrella ‘Al horno y punto’, fruto de su apuesta por la innovación.

    Se trata de un producto que lanzó tras muchos meses de trabajo para satisfacer las necesidades de los consumidores en el canal Horeca y en el retail; una solución fresca, natural, tradicional y limpia.

    ‘Al horno y punto’ consiste en una pieza de cochinillo envasada al vacío en una bolsa termorresistente cuya tecnología ha sido desarrollada por su equipo de I+D, que conserva el sabor tradicional de un horneado perfecto sin ningún tipo de aditivo.

    La compañía ha desarrollado una metodología propia de trabajo gracias a la cual ha conseguido un producto de alta calidad apostando siempre por la I+D, lo que le ha convertido en la mayor empresa productora de cochinillo de la provincia de Segovia, líder en el mercado nacional y con una fuerte expansión internacional.

    En el último ejemplar de nuestra colección Alimentos del Futuro puedes leer el artículo completo.

     

  • Matarromera, hacia unos vinos más saludables

    La compañía vallisoletana Bodegas Familiares Matarromera, socia de Vitartis, tiene en la innovación uno de sus pilares desde su nacimiento en 1988, que se ha visto reflejado a lo largo de los años en los vinos sin alcohol, la gama de cosméticos o el desarrollo de un dispositivo para identificar enfermedades en el viñedo.

    Bodegas Familiares Matarromera ha diseñado un dispositivo alimentado por energía solar que recoge muestras de aire para su análisis en laboratorio y determinar la concentración de esporas de hongos responsables de la enfermedad de la madera.

    El dispositivo permite identificar a estos intrusos antes de que infecten la planta y así el viticultor dispone de información suficiente y contrastada para detectar la enfermedad y utilizar los fitosanitarios de forma sostenible. Y es que la sostenibilidad lo impregna todo y va desde el viñedo hasta la botella.

    El proyecto denominado ‘Viticast’, desarrollado por el departamento de I+D+i de la compañía, promueve además adaptar algoritmos para identificar los momentos más propicios de los posibles ataques de los hongos.

    Además, la innovación es una actitud y un compromiso que ha llevado a la empresa a participar junto con el Instituto de Salud Carlos III, el Centro Tecnológico Agroalimentario, Idainature y Agrozono, en el desarrollo de soluciones naturales, sostenibles e innovadoras, en la prevención y lucha contra las enfermedades de la madera, para que sean seguras y respetuosas con medio ambiente y la salud humana.

    Bodegas Matarromera ha sido una empresa pionera en sus procesos de innovación revolucionando el mundo de los vinos sin alcohol hace 15 años con la marca ‘Win’. Ahora cuatro referencias de estos vinos cuentan con la etiqueta V-Label, un sello de calidad para productos vegetarianos y veganos.

    Gracias a su apuesta por la investigación y la innovación han desarrollado aplicaciones patentadas para el uso de polifenoles extraídos de la uva en diversos campos como la cosmética, la nutricosmética y la alimentación.

    En el libro Alimentos del Futuro pueden conocer con detalle estas iniciativas.

  • perdida de alimentos El impacto de la pérdida y el desperdicio alimentario: un problema global

    Hoy, 29 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, un día en el que se reivindica la necesidad de poner en marcha soluciones innovadoras que permitan cambiar la forma en la que se producen y consumen los alimentos a nivel mundial para conseguir sistemas alimentarios resilientes capaces de satisfacer la creciente demanda de alimentos por parte de la población.

    Anualmente se pierden o desperdician en todo el mundo más de 1.700 millones de toneladas de alimentos, lo que supone un tercio de la producción total y un coste económico de más de 780 millones de euros al año.

    La FAO estima que la producción de alimentos que terminan siendo descartados consume el 28% de la superficie agrícola mundial y un volumen de agua superior a 250 km3, por lo que es necesario reducir la pérdida y desperdicio alimentario para garantizar el uso eficiente de la tierra y los recursos naturales.

    ¿Cuál es el papel de la industria alimentaria contra el desperdicio?

    Los alimentos se pierden o desperdician a lo largo de toda la cadena agroalimentaria, pero es en los hogares donde se producen la mayoría de las pérdidas (42%), seguidos de la industria transformadora (39%) y la restauración (14%). Según la FAO, en la industria alimentaria europea, un 12% de los alimentos se pierde o se desperdicia durante la manipulación y almacenamiento previos a su transformación.

    En el Informe de Desperdicio Alimentario en la Industria y la Distribución en España, se recogen algunas de las causas que provocan la pérdida o el desperdicio de alimentos en las industrias alimentarias. Las empresas participantes en el estudio destacan como causas principales de generación de pérdidas y desperdicios de alimentos las desviaciones en los estándares de calidad del producto (23%) y las mermas inherentes al proceso de producción (22%).

     

     

    La mayoría de las empresas participantes en la elaboración de este informe declaran disponer de una estrategia o política enfocada en la lucha contra el desperdicio de alimentos, y promover prácticas destinadas a la prevención e identificación del origen del desperdicio. Tan solo un 8,03% declara no conocer, o no haber investigado, cuáles pueden ser los motivos por los que se este se genera.

    Entre las estrategias más comunes que realizan las empresas para dar una segunda vida a las materias primas o productos no aprovechados, se encuentra la generación de subproductos alimentarios, destinados en su mayoría a la alimentación animal; su uso en procesos productivos alternativos; la producción de biocombustibles y la producción de energía eléctrica.

    La implementación de estas políticas está alineada con la jerarquía de recuperación de alimentos propuesta por la EPA (United States Environmental Protection Agency), que prioriza las acciones de prevención y reducción del desperdicio de alimentos antes que la gestión de los residuos, y permite constatar el fuerte compromiso de las empresas agroalimentarias españolas con la sostenibilidad económica, medioambiental y social.

    Vitartis y la lucha contra el desperdicio alimentario

    La industria alimentaria de Castilla y León tampoco es ajena a los graves perjuicios que supone a largo plazo el uso indiscriminado de recursos y la generación de pérdidas y desperdicios de alimentos a lo largo de toda la cadena de valor agroalimentaria. Esto es algo que quedó patente en la encuesta de sostenibilidad realizada a los socios de Vitartis a finales de 2020 donde se obtuvieron algunos datos muy interesantes al respecto:

    • El 71% de los socios disponía ya (41%) o estaba en proceso de incorporar (30%) algún programa de gestión ambiental y de reducción de los consumos y de las emisiones.
    • La mayoría de los socios de Vitartis ha puesto en marcha alguna iniciativa para mejorar la eficiencia en la gestión de la energía que utiliza en sus procesos de producción (72,5%), de los residuos o subproductos generados (57%), del agua (48%) o de otros insumos (plásticos, material de oficina, material de limpieza…), como señaló el 64% de los encuestados.

    En Vitartis seguimos trabajando para conseguir una industria alimentaria sostenible desde la óptica de la quinta cuenta de resultados: económica, social, medioambiental, el buen Gobierno y las personas. Es por ello que desde la Asociación se ha promovido la participación en proyectos como GO SAVE FOOD, Mencí3a, BioEconomIA o Reinova SI con el objetivo de fomentar la economía circular, reducir las pérdidas y desperdicio de alimentos e incrementar la eficiencia de los procesos productivos a través de la innovación.

    Elsa Álvarez, Sonia González (Técnicos de innovación Vitartis)

  • taller futuro Un total de 30 CEO y directivos asociados a Vitartis analizan cómo adelantarse al futuro en la toma de decisiones a través de metodologías innovadoras e inteligencia artificial

    ■ Pedro Ruíz Aragoneses, presidente de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León: “Todas las herramientas son recursos fundamentales para ayudarnos, pero de poco nos sirven si no disponemos de un entorno socioeconómico adecuado. Es preciso que tengamos estabilidad política y confianza que nos permitan desarrollar nuestra actividad. La recuperación económica y la creación de empleo dependen de ello”.

    VALLADOLID, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2021

    Un total de 30 CEO y directivos miembros de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, Vitartis, se han reunido hoy en Valladolid para conocer de cerca cómo las metodologías innovadoras y la inteligencia artificial pueden ayudarles a anticiparse en la toma de decisiones estratégicas y ofrecer soluciones para hacer frente al nuevo escenario surgido en la era postpandemia.

    “Todas las herramientas y la tecnología aplicada para anticiparnos son recursos fundamentales para ayudarnos en la toma de decisiones estratégicas en las empresas, pero de poco nos sirven si no disponemos de un entorno socioeconómico adecuado. Es preciso que tengamos estabilidad política y confianza que nos permitan desarrollar nuestra actividad. La recuperación económica y la creación de empleo dependen de ello”, ha explicado el presidente de Vitartis, Pedro Ruiz Aragoneses.

    “Demostraremos el incalculable valor de la colaboración. Vamos a contar con una treintena de responsables de las empresas alimentarias de nuestra región, que sumarán su experiencia y conocimiento y aportarán sus ideas, reflexiones imprescindibles en el proceso creativo”, ha precisado el presidente de Vitartis.

    Las herramientas y metodologías se han puesto sobre la mesa en el taller de innovación ‘Creadores de futuro’, organizado por Vitartis en colaboración con Atlas Tecnológico, con el objetivo de que los directivos puedan hacer proyecciones de un futuro potencialmente real, aprovechando la creatividad e impulsadas con las tecnologías exponenciales.

    La jornada ha tenido como protagonistas a Mario Tascón, socio fundador de Prodigioso Volcán, que ha aportado su visión y experiencia; y Javier Sirvent, Technology Evangelist, con la perspectiva disruptiva y el profundo conocimiento de las nuevas tecnologías y sus aplicaciones.

    En concreto, se han repasado las tecnologías más disruptivas y con mayor crecimiento en 2020 y se ha profundizado en ‘Exploratorium’, una herramienta viva de información, inspiración y provocación.

    Además, Javier Sirvent ha acercado a los directivos la metodología todavía desconocida en España denominada ‘El Décimo Hombre’, que ha instaurado la inteligencia israelí y americana en los últimos años. Se trata de una nueva forma de innovación y gestión. La idea es sacar conclusiones basadas en el pensamiento colectivo y apoyadas por la creatividad con el fin de anticiparse a los acontecimientos antes de que sucedan.

    Y, finalmente, han podido conocer de la mano de Mario Tascón la metodología ‘Sapiens’, desarrollada con la Fundación ‘El Bulli’ de Ferrán Adrián, que permite investigar, analizar, clasificar e interpretar cualquier objeto de estudio desde una perspectiva holística.

    “Si hay dos palabras que definen Vitartis y nuestra actividad son: Innovación y colaboración. Y son las dos palabras clave de esta jornada práctica, ‘Creadores de futuro”, ha concluido Ruiz Aragoneses.

    Esta iniciativa se enmarca en el proyecto VENCER, financiado por la convocatoria de la Junta de Castilla y León de ayuda a los clústeres y cofinanciado con fondos FEDER.

    Sobre Vitartis

    Vitartis es la asociación que representa los intereses de la industria agroalimentaria de Castilla y León. Se caracteriza por impulsar la innovación abierta y colaborativa entre sus socios, entre los que se encuentran, además de las empresas agroalimentarias más representativas de la región, los centros tecnológicos y universidades, conformando así un ecosistema que facilita la transferencia de conocimiento y tecnología. Cuenta con 130 socios y reúne más del 40% de la facturación y del empleo del sector en la región.

  • Automatización y robótica: claves para la mejora en la producción

    La empresa vallisoletana Tecelec, socia de Vitartis, lleva más de 17 años dedicada a la automatización e informatización de procesos industriales y se ha convertido en todo un referente del sector. En la actualidad, ya son varias las compañías integradas en la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León que han decidido contar con sus servicios.

    Los efectos de la llamada cuarta revolución industrial hace ya tiempo que han alcanzado al sector agroalimentario. En esta búsqueda de la automatización de la producción, la empresa vallisoletana Tecelec es todo un referente del sector. En Vitartis ya son varios los socios que han decidido contar con sus servicios.

    Esta digitalización de la producción, a través del análisis sistemático de grandes cantidades de datos, impulsa una toma de decisiones más ágil, inteligente, competitiva y enfocada a la satisfacción del consumidor. Su implantación permite una fabricación avanzada, procesos productivos más flexibles, mayor cantidad de procesado y una mayor fiabilidad en circunstancias complejas.

    Los robots con los que cuentan permiten a sus clientes obtener ventajas en la producción, el embalaje, el almacenamiento y la logística. Sin embargo, es en el manipulado del producto y su paletizado donde más ventajas parece ofrecer para el sector agroalimentario. Para ello trabaja el departamento de I+D, que mantiene su apuesta decidida por la implantación de esta tecnología en las plantas de producción, con nuevos productos como las garras para el paletizado del sector agroalimentario, que requiere de más precisión y sensibilidad en la manipulación.

    El papel que la robótica ha tomado en los últimos años hace de Tecelec una empresa con un futuro prometedor que, además, añade valor a un buen número de empresas mejorando su producción. En el libro  Alimentos del Futuro puedes conocer sus proyectos.

  • ‘Checkpig’, el software que detecta patrones y mejora la toma de decisiones

    La industria alimentaria Innoporc, socia de Vitartis con más de 40 años dedicada a la producción porcina, ha implantado un sistema innovador para mejorar su actividad a través de un software que tras recabar infinidad de datos detecta patrones y ayuda en la toma de decisiones.

    Innoporc es una empresa familiar con más de 40 años dedicados a la producción porcina. La innovación, pilar de todos los socios de Vitartis, es también parte del ADN de esta entidad segoviana. Camino que les poha llevado a implantar un sistema de registro que mejora todo el proceso de producción, desde la calidad del producto a una mejora en la comunicación interna.

    ‘Checkpig’ es el nombre de este novedoso software, fruto de la unión con otra empresa tecnológica, y pensado para escuchar a los centros de producción y al personal, captando infinidad de información diaria que permite establecer patrones para mejorar la toma de decisiones. En la actualidad está implantado en los 20 centros de producción con que cuenta, además de la fábrica de piensos compuestos y una startup enfocada a la investigación e innovaciones tecnológicas.

    Una de las funciones más destacadas de este software, es la del cuidado diario de los animales, la variable más relevante del proceso de producción. Además de ello, cuenta con multitud de cuestionarios que permiten realizar las auditorías externas e internas de forma más eficiente. ‘Checkpig’ no solo es útil para mejorar el producto final, su uso para formar a los aprendices lo convierte en una herramienta polivalente de enorme utilidad.

    Con la información recopilada, se generan avisos y notificaciones dirigidos a los miembros de la empresa y a sus colaboradores externos. Todo ello, hace de Innoporc una empresa que refleja los valores de innovación y digitalización que abanderan los socios de Vitartis. En el libro  Alimentos del Futuro te contamos el proceso completo de innovación.

     

     

     

  • The 42 Degrees: la cafetería en el bolsillo

    Las nuevas tendencias de consumo se imponen a toda velocidad. El concepto ‘listo para tomar aquí y ahora’ es ya una realidad que abraza la industria alimentaria The 42 Degrees Company, socia de Vitartis. Un ejemplo de innovación en el desarrollo de bebidas autocalentables de café, chocolate y té.

    El modelo tradicional de consumo alimentario ha cambiado en los últimos años para dar paso a una nueva tendencia caracterizada por ser más instantánea y cortoplacista: el concepto ‘listo para tomar aquí y ahora’ se convierte en una necesidad de mercado. En este ámbito, la empresa vallisoletana The 42 Degrees Company, socia de Vitartis, ha conseguido hacerse un hueco gracias a su calidad y fórmula novedosa.

    Con estas premisas, la entidad lleva más de dos años invirtiendo en el desarrollo de la gama de bebidas autocalentables de café, chocolate y té, comercializadas bajo la marca ‘+42o Self Heats’. Lo más sorprendente es que permite disfrutar de una bebida caliente sin necesidad de usar dispositivos externos de calentamiento, en tan solo tres minutos.

    La investigación, que forma parte de su ADN y del de Vitartis, les ha llevado a patentar un método único de calentamiento. El envase dispone de dos compartimentos: uno en el que se aloja la bebida, y el otro —hermético— contiene sales de calcio y agua. La reacción que tiene lugar es exotérmica y desprende el calor que calienta la bebida (42o) en un tiempo récord.

    El producto, con una vida útil de dos años, cuenta con un envase 100% reciclable. Una bebida que con su novedosa fórmula ha conseguido hacerse un hueco entre las principales empresas del sector, todo ello sin renunciar a la calidad. En el libro  Alimentos del Futuro puedes conocer con detalle su proceso de innovación.

  • La tradición de la pasta, con ingredientes 100% orgánicos

    La empresa palentina Cerealto Siro, socia de Vitartis, apuesta por la innovación en la industria alimentaria de Castilla y León con una línea de productos que combinan el sabor tradicional de la pasta italiana con los beneficios de los ingredientes naturales.

    La industria alimentaria Cerealto Siro, socia de Vitartis, ha presentado su nueva línea: Natura Gourmet. Se trata de un portfolio de productos que combinan el delicioso sabor de la pasta italiana con los beneficios saludables de los ingredientes naturales, seleccionados por su funcionalidad.

    Cerealto Siro selecciona los ingredientes vegetales empleados desde la antigüedad para mantener un buen estado de salud. La pasta elaborada con vegetales tiene sus raíces en la historia y tradición de mezclar la sémola con vegetales frescos. Natura Gourmet es perfecta para recetas de excelente calidad llenas de beneficios naturales.

    La innovación, en este caso, reside en unir la experiencia en la fabricación de pasta italiana con los beneficios saludables de los vegetales y los nutrientes que aportan fibra y antioxidantes. Todo ello con ingredientes y sello 100% orgánico. En el libro  Alimentos del Futuro te contamos la apuesta por la innovación de la compañía.

  • Tradición e innovación: la receta de chocolates Trapa

    La empresa Trapa, socia de Vitartis, se ha consolidado como una de las grandes chocolateras de España. Desde 2013, esta industria alimentaria cuenta con una propiedad 100% española, que ya ha invertido más de 30 millones en innovación, maquinaria y recursos humanos.

    Fundada en 1891 por los monjes trapenses del monasterio de San Isidro (Dueñas, Palencia), la empresa Trapa, socia de Vitartis, es ya una de las grandes chocolateras de España. Desde 2013, cuenta con una propiedad 100 % española, que ya ha invertido más de 30 millones de euros entre maquinaria, I+D y recursos humanos.

    El nuevo rumbo propuesto en Trapa, está marcado por tres coordenadas: innovación, estilo y conciencia social y medioambiental. Fruto de este compromiso, la fórmula de sus productos se ha modificado y ya no contiene aceite de palma, siendo sustituido por otros vegetales como la manteca de cacao, oliva o girasol. Tampoco contienen gluten, ni grasas hidrogenadas ni ácidos grasos trans, adaptándose así a las exigencias del consumidor actual.

    Desde que en 1969 Trapa lanzara los primeros bombones elaborados en nuestro país, su innovación ha sido constante. Su último lanzamiento ha sido Intenso Mini y 0% azúcares añadidos Mini, la nueva generación de snacks que combina la excelencia de calidad y el cuidado por una receta saludable.

    Chocolates Trapa ha revalidado por tercer año consecutivo la certificación IFS (International Food Standards) en su nivel superior. En el ejercicio de 2019 cerró sus cuentas con 12 millones de facturación, con un incremento del 45 % en territorio nacional y del 10% en el extranjero, donde ya tiene presencia en más de 50 países. En el libro Alimentos del Futuro te contamos al completo su apuesta por la innovación.